25 febrero 2012

George Harrison


El 25 de febrero de 1943 nació en Liverpool (Inglaterra) el guitarrista y compositor británico George Harrison, que, como integrante de los Beatles, disfrutó (y sufrió) el extraordinario éxito de los Fab Four en los años sesenta. Jugó un papel discreto pero decisivo a la hora de incorporar nuevos sonidos y en aportar valores espirituales al mensaje musical del cuarteto más popular e influyente de la historia del rock.

Harrison creció en un barrio de viviendas de protección oficial y fue un estudiante mediocre. Sus primeros intentos con una guitarra fueron en vano, ya que no lograba entender los acordes. Además se rompió una de las clavijas, por lo que la arrinconó en el trastero. Lo intentó entonces con la trompeta obteniendo el mismo poco éxito. Uno de sus hermanos mayores logró reparar la guitarra y en su segundo intento con ella, George logró aprender un par de acordes. Animado, siguió practicando y escuchaba discos de Chet Atkins y Duane Eddy con el fin de perfeccionar su estilo.

Por aquel tiempo conoció a Paul McCartney, compañero de John Lennon, en un grupo de skiffle de Liverpool, The Quarrymen. A George le bastó con tocar 'Raunchy' con su guitarra para que Lennon le aceptara en el grupo. A pesar de que sus composiciones ocupaban una segunda fila tras las obras de Lennon y McCartney, Harrison siempre fue una parte integral y decisiva en lo que sucedía alrededor de los Beatles.

Su legendaria etapa de aprendizaje en Hamburgo se cortó de forma prematura, cuando la policía alemana descubrió que George era menor de edad y no podía trabajar en Hamburgo como extranjero. En su no menos legendaria aparición en el Ed Sullivan Show, las encuestas demostraron que George fue el beatle más popular entre la audiencia norteamericana. A finales de los sesenta llevó a sus compañeros ante el Maharishi a practicar la meditación trascendental. Fascinado con el trabajo del músico indio Ravi Shankar, aprendió a tocar el sitar y lo introdujo en la música de la banda.

Y, aunque no se puede comparar su producción con la de sus dos compañeros, escribió canciones memorables. Su primera composición con el grupo fue 'Don't bother me' (1963) seguida de 'I need you', 'If I needed someone', 'Think for yourself' (1965), 'Taxman', 'I want to tell you', 'Love you to' (1966), 'Within you, without you', 'Blue Jay Way' (1967), 'The inner light' (1968), 'Piggies', 'While my guitar gently weeps' (1968), 'Old brown shoe', 'Something', 'Here comes the sun' (1969), 'I me mine' y 'For you blue' (1970)


Tras la ruptura del cuarteto, George pareció ser el más activo y prolífico de los cuatro. Pasó menos de un año para que apareciera 'All things must pass', un triple álbum en el que además del hit internacional 'My sweet Lord',  Harrison mostraba muchas de las canciones que en su día fueron rechazadas por Lennon o McCartney, como 'What is life', 'Isn't it a pity' o 'Wah Wah'. También colaboró en los proyectos personales de John y Ringo.

En 1971 su amigo Ravi Shankar le pidió ayuda para organizar un concierto benéfico de ayuda a las víctimas del ciclón Bhola y de la guerra de liberación de Bangla Desh. Reunió a sus amigos músicos y logró contar con Bob Dylan, Eric Clapton, Leon Russell , Billy Preston, Ringo Starr, Klaus Voorman y Jim Keltner, entre otros. 'The Concert of Bangla Desh' fue el precursor de los Live Aid celebrados en los años ochenta.

Pero seguidamente Harrison tuvo que atravesar años oscuros. Aunque su álbum 'Living in the material world' (1973) tuvo una respuesta aceptable de ventas (no así de críticas), su siguiente entrega 'Dark Horse' y su gira en 1974 por EE.UU fueron un fracaso, quizás porque la orquesta de músicos indios que le acompañaba resultaba demasiado esotérica para el público norteamericano. Dos años después, un juzgado lo encontró culpable de haber "plagiado inconscientemente" 'My sweet Lord' de una canción anterior de las Chiffons, 'He's so fine'. Tuvo que entregar más de medio millón de dólares a los autores de 'He's so fine'. En el álbum 'Thirty Three & 1/3', la primera publicación en su sello Dark Horse, incluye el tema 'This song', una sátira del proceso judicial. Por este álbum recibió sus mejores críticas desde 'All things must pass'.

George y Olivia
George Harrison mantenía con Eric Clapton una profunda amistad. Clapton colaboró en 'While my guitar gently weeps' de George y éste le devolvió el favor en 'Badge', acreditado como 'L'Angelo Misterioso'. 'Here comes the sun' nació en el jardín de la casa de Clapton. Unos años más tarde, Eric no se cortó un pelo para proclamar al mundo su pasión por Pattie, la mujer de su amigo, publicando 'Layla'. En 1974, cuando el matrimonio de George y Pattie llegó a su fin, ésta se casó con Clapton, lo que no alteró la relación de los músicos. En 1978 George contrajo matrimonio con Olivia Trinidad Arias, una secretaria de Dark Horse Records, con la que tuvo en 1979 su único hijo Dhani.
A continuación apareció el álbum 'George Harrison' que contenía los temas 'Blow away' (Top20 en USA), 'Love comes to everyone' y 'Faster', dedicado a una de sus grandes pasiones, la Fórmula 1.


Llevaban años sin hablarse, pero el asesinato de Lennon en 1980 le afectó profundamente. Su pésima relación con Yoko Ono le había apartado de John, hasta el punto de que en su autobiografía 'I Me Mine', aparecida el mismo año de la muerte de John, sólo le menciona de pasada.

Harrison y Clapton
Modificó la letra de una canción que había compuesto para Ringo y publicó 'All those years ago' a modo de tributo a John. Aunque acreditado a George, Paul y Ringo también contribuyeron a la grabación. Tras la indiferencia que generó la publicación de 'Gone Troppo' (1982) pasó cinco años sin grabar. En 1985 apareció junto a Eric Clapton, Dave Edmunds y Ringo Starr, entre otros, en un concierto de Carl Perkins.

Volvió con 'Cloud Nine' (1987), co-producido con Jeff Lynne, que contenía el hit 'Got my mind set on you' y otro homenaje a los viejos tiempos, 'When we was Fab'. Al año siguiente formó junto con Roy Orbison, Tom Petty, Bob Dylan y Jeff Lynne el grupo The Traveling Wilburys. El grupo se formó de forma espontánea cuando todos ellos se reunieron en el sótano-estudio de la casa de Dylan en Malibú, con el fin de ayudar a George a terminar un tema -'Handle with care'- para un single que iba a editar en Europa. Previsto como cara B, a la discográfica le pareció demasiado bueno para un single y sugirió un álbum completo.

Dylan, Lynne, Petty, Harrison y Orbison
Éste tuvo que completarse en una semana porque Dylan se marchaba de gira. 'Traveling Wilburys Vol1' se publicó en 1988 y, aunque todos los temas estaban firmados por todo el grupo, además de 'Handle with care', los temas aportados por Harrison fueron 'Heading for the Light', 'End of the Line' y 'Maxine'. Tras la muerte de Roy Orbison, como cuarteto, publicaron 'Traveling Wilburys Vol3' (1990), titulado así por Harrison "para confundir un poco a la gente".

Ringo, Paul, George y George Martin
En 1994 Jeff Lynne reunió a los tres Beatles supervivientes para el proyecto The Beatles Anthology, que además de un documental que repasaba la historia del grupo con testimonios personales de George, Paul y Ringo, contemplaba la grabación de un nuevo tema del cuarteto, aprovechando unas viejas maquetas de John grabadas en 1977, que Yoko puso a disposición del proyecto. Los tres músicos añadieron bajo, piano, guitarras y voces a uno de los temas y se publicó 'Free as a bird', el primer single de los Beatles en 25 años. Al año siguiente le siguió 'Real love'.

En 1997 le fue diagnosticado un cáncer de garganta y en 1999 George sufrió el ataque de un perturbado en su casa, recibiendo varias puñaladas, salvando la vida gracias a la intervención de su esposa, que redujo al agresor golpeándole con un atizador de chimenea. Este incidente hizo que en los últimos años de su vida sus apariciones públicas fueran contadas. Los tratamientos de quimioterapia no dieron resultado y George murió el 29 de noviembre de 2001 a los 58 años. Ocho semanas antes había grabado su última canción, compuesta con su hijo Dhani, 'Horse to the water', incluida en el álbum de su buen amigo Jools Holland 'Small world big band'.
El primer aniversario de la fecha de su muerte se celebró en el Royal Albert Hall de Londres un concierto en su memoria, 'Concert for George', organizado por Eric Clapton. Acudieron todos sus amigos, Ravi Shankar, Jeff Lynne, Tom Petty, Jools Holland, Billy Preston, Gary Brooker, Jim Keltner, Ray Cooper, Klaus Voorman y, por supuesto Paul, Ringo y Dhani Harrison.

LP 'Pink Moon'


El 25 de febrero de 1972 se publicó en el Reino Unido el tercer y último álbum del músico británico Nick Drake, 'Pink Moon' el cual, despojado del exceso instrumental de sus anteriores trabajos, se grabó sólo con la voz y guitarra de Drake. El resultado fue un disco poderosamente emocional e intimista, cuyo contenido transmitía soledad, desesperación y distanciamiento. La alegría contenida, o al menos esperanza, que destilaba 'Bryter Later' había desaparecido por completo.

Drake en su casa londinense
En 1970, Chris Blackwell, propietario y fundador de Island Records, así como los ejecutivos del sello, esperaban que Nick realizara las promociones de su segundo trabajo 'Bryter Later'. En vez de eso, Drake, deprimido y hundido, en primer lugar por la marcha de su productor Joe Boyd a EE.UU (a quien se sentía muy unido) y en segundo lugar por la pobre acogida del álbum, se aisló en su piso de Londres. Las pocas presentaciones a las que acudía las pasaba bajo los efectos de la marihuana, que Nick consumía a todas horas, además de sufrir insomnio y un estado depresivo para el que se estaba medicando. Resulta razonable imaginar los motivos que llevaron a Blackwell a prestarle su casa de vacaciones en la costa mediterránea española a Drake, con la esperanza de que el músico volviera recuperado. Pero lo que sucedió fue que Nick volvió con la idea de grabar un nuevo álbum. Para los ejecutivos de Island Records fue una noticia inesperada y no dejaban de preguntarse cómo podía arriesgarse Drake a sufrir otra decepción. Su insistencia finalmente hizo acceder a la compañía y se dispusieron a grabar 'Pink Moon'.

Peter Buck, de R.E.M., preguntó en una ocasión al productor John Wood cómo había conseguido un sonido tan íntimo en 'Pink Moon'. Wood le explicó que Drake se había limitado a sentarse ante el micrófono en los estudios Sound Tecniques y tocar, nada más; cualquier atmósfera que emanase del disco provenía del poder desnudo de su guitarra y su cautivadora voz, llena de matices trémulos. De hecho, todas las canciones se grabaron en dos sesiones de dos horas, tras la medianoche y sólo estuvieron presentes en el estudio Drake y John Wood. La única canción que se retocó a posteriori fue 'Pink Moon', a la que el mismo Nick añadió unos acordes de piano. Fue precisamente ésta canción la que hizo que muchos descubrieran a este músico de enorme talento 27 años después, en 1999, cuando la empresa de automóviles Volkswagen decidió utilizarla para la campaña publicitaria en TV de un modelo VW Cabrio.


Cuando Drake terminó de grabar sus canciones, Wood supuso que se trataba de maquetas o tomas preliminares, pero Drake con un lacónico "No frills" (sin florituras) dio por terminada la sesión. No había quedado contento con los arreglos de 'Bryter Later', que el músico consideró "demasiado llenos, demasiado elaborados".  Nick le entregó la cinta master a Chris Blackwell (se propagó la falsa leyenda urbana de que Drake abandonó la cinta en el mostrador de recepción de Island Records sin mediar palabra y que ésta fue descubierta días después por casualidad) y el álbum se publicó en febrero de 1972. Aunque las críticas ésta vez sí fueron favorables, sus ventas fueron más pobres incluso que las de sus dos álbumes anteriores..

Pink Moon -luna rosada- se refiere a la luna llena coincidente con el inicio de la primavera (lo que significaba en tiempos antiguos un mal presagio, anunciando el apocalipsis): "Saw it written and I saw it say / Pink moon is on its way" ("Lo he visto escrito y lo he visto decir / La luna rosa está en camino"). Es, seguramente una de las mejores canciones de Drake, y eso, con el catálogo de pequeñas obras maestras que tiene es decir mucho, ya que el resto de los temas son todos memorables. La revista Rolling Stone escribió: "Si la música fuera tan depresiva como las letras, 'Pink Moon' sería infumable. Sin embargo, esa guitarra acústica sin pretensiones y su delicada voz le confieren al álbum un aura de intimismo sobrenatural".

'Which will' contiene una parte de guitarra que recuerda a Mississippi John Hurt y su letra aquí es menos oblicua que el resto: "Which will you go for / which will you love / which will you choose... from / from the stars above..." ("Por cuál te decidirás / a cual amarás / a cual elegirás / de todas las estrellas"). Las canciones de Drake resaltan por sus tempos extraños pero nunca extravagantes (toda su música es de una estructura sólida como una roca), por la búsqueda de nuevas melodías mediante afinaciones alternativas de la guitarra y por un manejo sabio, pero siempre fresco, de su voz. Las cotas de belleza que era capaz de generar con tan escasos elementos son elevadas y sorprendentes, como en 'Things behind the sun', 'Place to be' y 'Parasite' en las que muestra cierta tristeza, o bien incómoda tensión y profundo desarraigo. Drake era esencialmente un tipo melancólico e introspectivo.

Otros temas del álbum son: 'Road', 'Horn', 'Know', 'Free ride' y 'Harvest breed'. Contrariamente a la leyenda, no estamos solo ante una visión miserable del mundo, sino ante un disco que transmite muchas sensaciones y sentimientos diferentes, sin excesos de énfasis ni vulgares efectismos. Nick cerró el disco con un mensaje tan esperanzado como el de 'From the morning', una cierta idea de renacer, de posible mejora y alivio en un nuevo comienzo, sí que se manifiesta al final: "Vi anochecer un día/ y era hermoso/ y cayó la noche/ y el aire era hermoso". Otro de los versos de ésta canción - "and now we rise, and we are everywhere" ("Y ahora nos levantamos y estamos en todas partes")- sirvió de epitafio en la tumba de este artista de enorme talento, que murió dos años después de publicarse 'Pink Moon' a los 26 años.

Place to be (Un lugar para estar)
Cuando yo era joven, más joven que antes
Nunca vi la verdad colgando de la puerta
Y ahora que soy más viejo la veo cara a cara
... 
Y ahora que soy más viejo tengo que levantarme a limpiar el lugar.

Cuando estaba verde, más verde que la colina
Donde las flores crecen y el sol brilla tranquilo
Ahora soy más oscuro que el mar más profundo
Sólo ayúdame, dame un lugar para estar.

Y yo era fuerte, fuerte bajo el sol
Pensaba que vería acabar el día
Ahora soy más débil que el azul más pálido
Oh, tan débil en esta necesidad de tí.

Sandy Bull


El 25 de febrero de 1941 nació en Nueva York el músico y guitarrista de folk estadounidense Sandy Bull.

Bull fue un genio musical todavía por descubrir para muchos. Conocido en los años cincuenta en los círculos folk por su talento con la guitarra, también era un consumado intérprete de banjo, laúd y guitarra pedal steel. Como John Mahey, con el que compartía sello discográfico (Vanguard Records), su estilo a la guitarra incorporaba diversas influencias. En el caso de Sandy eran el jazz, la música clásica y la de medio Oriente. Una de sus obras más conocidas es su versión de 'Manha de Carnaval' con un laúd árabe. Otra, un arreglo del 'Carmina Burana' de Carl Orff para banjo de cinco cuerdas.

Durante el 'folk revival' vivido en los sesenta su figura resurgió y publicó el magnífico 'Fantasias for guitar and banjo' (1963), un trabajo en el que fusionó estilos gospel, folk y blues con armonías asiáticas, actuando como un auténtico visionerio del camino que tomaría la música pop unos años más tarde. El álbum se puede considerar asimismo uno de los primeros discos psicodélicos. Bull influyó en otros guitarristas como Leo Kottke, Ry Cooder, Richard Thompson y, últimamente, M.Ward. Su adicción a las drogas forzaron su retiro temprano a principios de los setenta. Tras un proceso de desintoxicación en 1974, volvió a los escenarios y a finales de los ochenta grabó un álbum, 'Jukebox School of Music'. Murió a los 60 años en abril de 2001.