03 agosto 2012

LP 'Innervisions'


El 3 de agosto de 1973 se publicó en Estados Unidos 'Innervisions', el décimosexto álbum de Stevie Wonder y el tercero de su 'etapa clásica', en la que Wonder controlaba todo el proceso de creación ejerciendo además de hombre orquesta, componiendo, interpretando y produciendo prácticamente la totalidad del álbum. Su magnífico trabajo con el sintetizador ARP y sus experimentos sonoros aprovechando las tecnologías del estudio de grabación fueron fundamentales para que 'Innervisions' fuera uno de los discos más influyentes en la música negra americana de los siguientes años.

Tres días después de la aparición del álbum, Wonder sufrió un grave accidente de automóvil que lo mantuvo cuatro días en coma. Este hecho, su rápida y casi milagrosa recuperación y la consiguiente expectación en los medios incrementaron el interés por el nuevo trabajo de Wonder que fue nº1 en las listas de R&B y top 5 en las listas pop. Tres de los singles que se extrajeron, 'Higher ground', 'Living for the city' y 'Don't you worry 'bout a thing', en el que hacía un guiño a sus fans latinoamericanos jactándose de sus conocimientos de la lengua española ("Todo está bien, chévere"), asimismo fueron hits internacionales.



CANCIONES CON HISTORIA: 'Higher ground'


Es de madrugada, cuando un 6 de agosto de 1973 John Harris conduce su coche a través de la oscuridad de Carolina del Sur. En el asiento del copiloto, su primo Stevie Wonder duerme plácidamente cuando John ha de levantar el pie del acelerador, ya que ante él se desplaza dando bandazos un camión con remolque que transporta troncos de madera.

John decide adelantarlo, pero cuando se encuentra en paralelo con el transporte, el enganche de su remolque se parte y vuelca con la carga, con tan mala fortuna que uno de los troncos atraviesa el parabrisas del coche e impacta en la cabeza del músico. Con graves heridas Stevie es trasladado al Rowan Memorial Hospital de Salisbury. Los médicos diagnostican una fractura de cráneo y trasladan a Stevie inconsciente a una clínica neurológica especializada. El cantante pasa varios días en coma y nadie sabe si el joven músico de 23 años despertará algún día. Incluso los neurólogos del Babtist Hospital de Salem están sin respuestas. Mientras tanto, la cabeza de Stevie se ha inflamado y ha adquirido un tamaño aterrador.

Pero el único amigo de Wonder desde su niñez, el cantante de gospel Ira Tucker, no pierde la esperanza. Pocos meses antes del fatal accidente Stevie había escrito un tema cuyo mensaje espiritual tendría una repercusión extraordinaria. Ira se sienta junto al paciente inconsciente y le susurra la canción al oído. Y así se consigue lo que nadie creía posible: Stevie comienza a mover lentamente los dedos marcando el ritmo de 'Higher Ground' de su álbum 'Innervisions'.

Desde este momento hasta su recuperación plena todavía quedaba un largo y tortuoso camino por recorrer. Cuando recuperó el conocimiento, Stevie comprobó, entre otras cosas, que había perdido el sentido del gusto. Pero lo que más temía el cantante era haber perdido su talento y capacidades musicales. Para comprobarlo, Tucker le trajo un clavinet (pequeño teclado electrónico) a la habitación del hospital. Allí permaneció sin tocar algunos días. Wonder estaba aterrado ante la posibilidad de no saber que hacer con él, hasta que por fin se decidió a pulsar unas teclas, y comprobó con alivio que su genio permanecía con él.

Nino Bravo


El 3 de agosto de 1944 nació en Ayelo de Malferit, Valencia, el cantante español Lluis Manuel Ferri Llopis, conocido como Nino Bravo, que falleció en un accidente de automóvil, cuando se dirigía a preparar la producción de un nuevo grupo, ya que quería iniciarse como productor y descubridor de talentos noveles. No le dio tiempo, como tampoco pudo desarrollar su enorme potencial como cantante, que en tan sólo tres años de grabaciones hizo de él uno de los artistas más queridos y admirados de España.

Se preparaba para trabajar en el mundo de la joyería y orfebrería. A los 16 años entró como aprendiz en la joyería valenciana Casa Amat, en la que llegó a ser lapidador, pero también estaba dotado de unas condiciones innatas para la música que le hicieron formar diversos grupos de aficionados con los que actuaba a menudo en el área de Valencia. Junto a sus amigos Félix Sánchez y Salvador Aranda formó el trío Los Hispánicos, que se hizo muy popular en el barrio de Sagunto, donde actuaron en numerosas presentaciones falleras, bailes y verbenas de la época, y llegaron a quedar finalistas en el concurso radiofónico nacional 'Fiesta en España'. Sin embargo, sus compañeros de grupo decidieron que el mundo de la música no era lo suyo y disolvieron el trío.

Los Superson
Dada la amistad de Nino con Vicente López, bajista de Los Superson, y aprovechando que estos buscaban sustituto para su cantante Carlos Lardíes, se incorporó al grupo, del que fue titular ya para siempre. Más adelante salieron del conjunto Josep Bosch, guitarra solista y Saturnino (Nino) Naredo, guitarra rítmica, fundadores de la banda, y entraron los hermanos Pepe y Vicente Juezas, guitarra y teclado.

Nino, recién llegado a Cartagena
Esta formación fue la que le acompañó en todas sus actuaciones hasta el final de su carrera artística. Sin embargo, tuvieron que hacer un paréntesis en sus actuaciones por el servicio militar de Nino, que cumplió en la Marina, en Cartagena. A su regreso, se empleó en una oficina, y realizó su presentación como cantante solista en el Festival de la Canción de La Vall d'Uixò en 1968.

Realizó sus primeras galas y un recital en el Teatro Principal de Valencia que sólo le reportaron pérdidas y posteriormente recibió la oferta de un contrato discográfico por parte del sello madrileño Polydor/Fonogram. Las primeras grabaciones fueron de tanteo. Grabó temas de Manuel Alejandro, -'Como todos' y 'Es el viento'- que por entonces estaba consagrado a la carrera de Raphael, de modo que las comparaciones entre los dos cantantes se hicieron inevitables. Ante esta situación, la compañía buscó otros compositores, como Juan Carlos Calderón y el Dúo Dinámico. En 1970 acudió al festival de la canción de Barcelona con el tema 'No debo pensar en ti', pero no llegó a la final.

Sin embargo, su primer gran éxito se lo escribieron Augusto Algueró y Rafael de León. 'Te quiero, te quiero' permitía a Nino Bravo lucir su poderosa voz de tenor, en contraste con los cantantes de escasa voz que abundaban entonces en el pop español. La canción ya había sido grabada por Raphael, Lola Flores y Carmen Sevilla pero por diversas causas no llegaron a salir al mercado. Nino consiguió con ella un éxito arrollador, siendo elegida canción del verano. Le siguieron 'Noelia', 'Perdona', 'Mi gran amor', 'Mi querida mamá' y 'Voy buscando', entre otras.


Participó en la selección para el Festival de Eurovisión en dos ocasiones. La primera en 1970 con el tema 'Esa será mi casa', que no consiguió llegar a la final, que ganó Julio Iglesias con 'Gwendolyne'. El año siguiente perdió nuevamente ante Karina.

Grabó cinco álbumes, el último de los cuales apareció tras su muerte, destacando el tercero, 'Un beso y una flor' (1972), con el que obtuvo gran éxito en España e Hispanoamérica. En noviembre de 1972 participó en el Festival de la Canción de Río de Janeiro como representante español, donde logró empatar en el primer puesto con el estadounidense David Clayton-Thomas. Semanas después salió a la venta su cuarto álbum, titulado 'Mi tierra' (1973), en el que se incluía uno de sus mayores éxitos: 'Libre', firmada por el tándem Herrero y Armenteros.

El 14 de marzo de 1973 realizó su última actuación en Valencia. Allí cantó, por primera y única vez, el Himno de Valencia, ayudado por el público asistente. Los granadinos Jardines de Neptuno acogieron poco después la que sería la última actuación del intérprete valenciano. La mañana del lunes 16 de abril de 1973, Nino Bravo, acompañado por su guitarrista y amigo José Juesas Francés y del Dúo Humo, partieron temprano de Valencia hacia Madrid. Un mes antes Nino Bravo se había convertido en representante del dúo y el motivo del viaje no era otro que acudir al estudio de grabación para que éstos grabaran las voces para su primer sencillo. En una curva en la que ese mismo mes había sucedido un accidente mortal, el BMW conducido por el cantante se salió de la carretera y dio varias vueltas de campana, falleciendo Nino en el trayecto hacia el hospital.

Tras su muerte apareció un disco póstumo, titulado '...y Volumen 5', que incluía diez canciones grabadas semanas antes de su fallecimiento. Entre ellas se encontraba 'América, América', que se convirtió en todo un himno para sus admiradores latinoamericanos y en uno de sus grandes éxitos. También apareció la única canción que compuso Nino, titulada 'Vivir'.
El 12 de septiembre de 1973 se celebró en la Plaza de Toros de Valencia un macroconcierto en homenaje al cantante, al que acudieron más de 20.000 personas, ofrecido por numerosos artistas nacionales como Jaime Morey, Basilio, Mari Trini, Víctor Manuel, Los Mismos, Daniel Velázquez, Fórmula V, Bruno Lomas, Mocedades, Juan Pardo, Julio Iglesias, Dova, Los Puntos, Manolo Escobar y Los Superson, entre otros.

La figura de Nino Bravo reapareció con fuerza en el panorama musical de habla hispana en 1995, cuando se editó el álbum '50 Aniversario'. En esta producción discográfica se realizaron, gracias a la técnica, duetos entre el desaparecido artista y cantantes de éxito contemporáneos. Pronto se convirtió en el disco más exitoso del valenciano, cuyas ventas se estiman en más de un millón de copias. Le siguió una secuela en 1997. Producidos por Juan Carlos Calderón, unió la voz de Nino con las de Raphael, Francisco, Paloma San Basilio o Mocedades.

El año 2009 se puso en marcha una producción audiovisual titulada 'Nino Bravo, ¡el musical!', con realización de Fernando Navarrete, que contaba con un elenco artístico moderno. Un grupo de diez músicos interpretó en directo la banda sonora del espectáculo. Cuatro cantantes –dos masculinos y dos femeninos- ponían voz a las canciones de Nino, además de la imagen y la voz del valenciano, que también estaba presente en el escenario a través de una pantalla gigante.