03 octubre 2012

Stevie Ray Vaughan


El 3 de octubre de 1954 nació en Dallas, (Texas) el cantante, compositor y guitarrista de blues y rock Stevie Ray Vaughan. Se dio a conocer con una actuación memorable en el Festival de Jazz de Montreaux en julio de 1982. Entre la audiencia se encontraban David Bowie y Jackson Browne, que asombrados por lo que habían visto y oido fueron a verle personalmente tras el show. Bowie lo contrató para su siguiente álbum 'Let's Dance' (su mayor éxito en ventas) y Browne le ofreció su estudio de grabación gratis para sus maquetas.

Double Trouble
Stevie Ray aceptó la oferta de Browne y con su grupo Double Trouble (Tommy Shannon al bajo y Chris Layton a la batería) graba durante un fin de semana de noviembre el álbum 'Texas Flood'. El productor John Hammond Sr. tras oir las maquetas lo contrató para Columbia Records y el álbum se publicó con la filial Epic. Su figura fue creciendo y se construyó una reputación como uno de los mejores guitarristas que nadie había conocido jamás. Sus álbumes 'Couldn't stand the weather' y 'Soul to soul' llegaron a superventas y en sus apariciones en público firmaba directos extraordinarios.

Desafortunadamente, sus antiguas adicciones le empezaron a pasar factura en el aspecto físico y creativo, y una noche de 1986, mientras actuaba en Alemania, se desmayó en el escenario. Se sometió a una cura de desintoxicación y en unos meses ya estaba 'limpio'. Los años siguientes Stevie Ray ganó un Grammy, encabezó el Festival de Jazz de Nueva Orleans, y actuó en la fiesta de inauguración de mandato de George Bush, padre.

Un día, mientras estaba de gira en agosto de 1990 con Eric Clapton, tras un concierto en East Troy (Wisconsin) en el que terminaron haciendo una jam Eric Clapton, Buddy Guy, Jimmie Vaughan, Robert Cray y Stevie Ray, Vaughan optó por tomar un helicóptero para volver a Chicago. Minutos después el guitarrista tejano, el piloto y tres miembros de la banda de Clapton murieron en el acto al estrellarse el aparato en una colina cercana. Stevie Ray tenía 35 años aquel 27 de agosto de 1990. El mísmo día, cuatro años antes, había fallecido su padre.

Eddie Cochran


El 3 de octubre de 1938 nació en Albert Lea (Minnesotta) el guitarrista, compositor y cantante norteamericano Eddie Cochran. Fue sin duda uno de los pilares del rock and roll. Para muchos fue el verdadero detonante. Cochran fue el equivalente en el mundo del rock'n'roll a lo que significó James Dean en el cine. Físicamente atractivo, dotado de un talento extraordinario y con la suficiente ambición para lograr grandes metas, murió antes de poder cumplir su prometedora carrera. Como compositor Eddie tenía la misma facilidad para hablar el idioma de los jóvenes que tenían Carl Perkins o Chuck Berry; en el aspecto vocal, era capaz de gritar como Little Richard o susurrar tiernas baladas como Elvis y quizás lo más importante: fue un extraordinario guitarrista que entendió a la perfección las posibilidades que brindaban los estudios de grabación.

Eddie en 1954
Edward Ray Cochran nació como el más joven de cinco hermanos en Albert Lea (Minnesotta) tras haberse trasladado la familia desde Oklahoma en busca de un trabajo mejor. Cuando cumplió los seis años, su hermano mayor, antes de ir a cumplir el servicio militar, le regaló su guitarra. Otro de sus hermanos le enseñó los primeros acordes y el joven Eddie se afanó en aprender con rapidez. En 1951, cuando la familia volvió a mudarse, esta vez a Bell Gardens, un suburbio de Los Angeles, Eddie comenzó a considerar dedicarse profesionalmente a la música. Fue entonces cuando desarrolló una auténtica pasión por la música country y junto a su amigo Connie 'Guybo' Smith, contrabajista y guitarrista steel, y otro compañero de estudios, Al García, forma el trío de country swing llamado los Melody Boys. La habilidad de Cochran para imitar con su guitarra los estilos de Chet Atkins, Joe Maphis y Merle Travis logra que la gente se fije en el trío y pronto les llueven ofertas para tocar en salas importantes.

Chuck Foreman
Por aquel tiempo, Eddie trabó amistad con Chuck Foreman, un guitarrista cinco años mayor que él quien le ayudó a pulir sus habilidades instrumentales. Foreman además poseía un magnetófono de dos pistas y juntos experimentaron realizando sobregrabaciones, cambiando las posiciones de los micrófonos y jugando con la reverberación, al modo de Les Paul. El resultado de estas grabaciones ayudó a Cochran a adquirir los conocimientos técnicos básicos para poder desarrollar un sonido único y distintivo en sus futuras grabaciones profesionales. A principios de 1954 Cochran se unió a los Bell Garden Ranch Boys, que incluía al mandolinista Warren Flock, el bajista Dave Kohrman, el violinista Forest Lee Bibbie y el cantante Clete Stewart. El grupo duró lo suficiente como para actuar en varios bailes y aparecer en unos pocos shows de TV. Cuando la banda se disolvió, Foreman y Cochran siguieron participando en diversos grupos a cuyos miembros solían apabullar con sus habilidades instrumentales.

Fue en una de estas formaciones, contando Eddie 16 años, en la que el guitarrista conoció al aspirante a cantautor country Hank Cochran, con el que congenió inmediatamente y forma el dúo Cochran Brothers. Inicialmente los Cochran (sin relación familiar) tocaban canciones de Hank Williams, Ernest Tubb, Lefty Frizell y los Wilburn Brothers en los clubs de veteranos de guerra, pero cuando comenzaron a incluir en su repertorio material original escrito por ellos, les llegaron ofertas para actuar en shows de TV locales como Hometown Jamboree, California Hayride y Town Hall Party. Contratados por el sello Ekko, los dos primeros sencillos del dúo, 'Mr. Fiddle'  y 'Guilty conscience' (con 'Two blue singing stars' y 'Your tomorrow never comes' como caras B), son temas típicos de música hillbilly, repleta de violines y guitarras steel. Su repercusión en las listas fue nula.

The Cochran Brothers
Hank y Eddie admiraban a músicos de R&B como Fats Domino o Little Richard, pero la idea de fusionar estos sonidos con la música country no les llegó hasta que escucharon a Elvis Presley. Hank Cochran lo recordaba así: "Estábamos tocando en el Big D Jamboree de Dallas y allí conocimos a un policía cuyos brazos y cara estaban llenos de arañazos y magulladuras. Le pregunté cómo se había hecho aquello y me contestó que no lo iba a creer. Contó que la semana anterior había venido a cantar un tipo llamado Elvis y le contrataron a él y dos más como guardaespaldas. No sabían de qué o quienes tenían que protegerle hasta que comenzó a cantar. De repente una horda de chiquillas descontroladas intentaron abalanzarse hacia él abriéndose paso a puñetazos y arañazos. Inmediatamente le dije a Eddie: 'Tío tenemos que ir a ver a ese tal Elvis para ver qué demonios hace'"

Intrigados, ambos viajaron hasta Memphis y conocieron a Elvis en una emisora de radio local. Asumiendo que no había nada igual a él en la costa Oeste, los Cochran volvieron a casa decididos a aplicar sus nuevos descubrimientos a su música. Su último single en Ekko Records fue 'Tired and sleepy', cuya cara B fue 'Fool's paradise', que ya reflejan las nuevas influencias. Hank canta una parte con su habitual estilo country, a la que sigue una sección en la que Eddie se arranca con un break rockero de guitarra muy a lo Presley.


Estaban perfeccionando el rockabilly y el dúo se hizo tremendamente popular en California. Sin embargo Hank, cuyas raíces country seguían siendo muy profundas, no terminaba de sentirse a gusto con el nuevo estilo, por lo que decidió separarse amistosamente de Eddie. Hank se trasladaría más tarde a Nashville, donde se convertiría en un importante compositor, autor de clásicos como 'I fall to pieces', 'Make the world go away' y 'A little bitty tear'.

Eddie con Jerry Capehart
Eddie se reunió con Jerry Capehart, un compositor y productor con el que ya habían trabajado los Cochran Brothers unos meses antes, y ambos comenzaron a tocar y a componer juntos. El extrovertido Capehart se convirtió en el mánager de Eddie además de conseguir un contrato como compositores en American Music, donde grabaron varias demos con Cochran a la guitarra y Capehart dándole a una caja de cartón a modo de batería. Logran grabar para Crest Records el tema 'Skinny Jim', un rock'n'roll a lo Little Richard que, aunque fracasa comercialmente, les abre las puertas para un contrato con Liberty Records a finales de 1956.

Por otro lado, el productor cinematográfico Boris Petroff contrató a Eddie para un papel en lo que sería la mejor película de rock'n'roll de los años cincuenta: 'The Girl Can't Help It', muy popular en Estados Unidos con Jayne Mansfield de protagonista. Con su interpretación -inspirada en Presley- de 'Twenty Flight Rock', Eddie personifica en su corta pero intensa aparición la naturaleza traviesa y sexy del rockabilly. Por razones desconocidas, Liberty ignoró el tema y prefirió publicar como su debut en el sello una versión del tema de Johnny Dee (John D. Loudermilk) 'Sittin' in the balcony', un tema pop muy cursi pero con un solo de guitarra memorable, que significó su primer Top20.

Cochran mostró en su siguiente película 'Untamed Youth' su soltura para personificar adolescentes y tocó en las sesiones para la banda sonora de Mamie van Doren, pero la explotación de la imagen de adolescente rebelde no le hizo demasiado bien a su carrera. Mientras tanto, Liberty había parado su progresión en las listas de ventas haciéndole grabar temas pop tan poco apropiados como 'One kiss' o 'Drive in show'. Incluso un tema comercial rockero como 'Jeanie, Jeanie, Jeanie', apenas rozó las listas. En Liberty querían convertir a Cochran en un artista todo terreno y le tenían poca o ninguna fe al rock'n'roll. El resultado fue que, por cada ejemplo de rock genuino de los cincuenta como 'My way', 'Nervous breakdown' o 'Milk cow blues', Liberty publicaba lotes de insulsos temas pop dirigidos al público adolescente.


En 1958 Cochran logra grabar su obra maestra y su único Top10 americano: 'Summertime Blues', que siempre será recordada como 'su' canción. La revista Rolling Stone la consideró en su día una de las 75 canciones más importantes de la historia del rock. Recibió multitud de versiones, destacando quizás las de Blue Cheer y The Who.  Evitando los solos de guitarra, Eddie grabó dos pistas con su riff acústico de tres acordes sobre la insistente línea de bajo de Guybo Smith. El sonido era simple, de ritmo contagioso y su frase cantada con voz de bajo añadía comicidad al tema. Con un Top10 a sus espaldas, Cochran logró mayor independiencia y capacidad de decisión en su grabaciones.

A lo largo de su corta carrera, Eddie grabó como guitarrista de sesión para artistas como Jack Lewis, Lynn Marshall, Gary Williams, the Four Dots, Paula Morgan, Ray Stanley, Lee Denson, entre muchos otros, grabaciones reunidas años más tarde por el sello británico Rockstar. No dejó de realizar sesiones ni en la cúspide de su fama, aportando voces en 'Pistol packin' mama' de Al Dexter y en 'Git it' de Gene Vincent. Su siguiente single fue el también clásico 'C'mon everybody'. Similar en estructura y ejecución a 'Summertime blues', sólo alcanzó el puesto 35 en las listas, pero tuvo el éxito suficiente como para mantener el caché de sus conciertos.

Eddie y Sharon Sheeley
En 1959 apareció en 'Go Johnny Go' de Alan Freed junto a Chuck Berry, Ritchie Valens y Jimmy Clanton, cantando 'Teenage heaven'. la cual, aunque recibió excelentes críticas, se quedó en el puesto 99. Le siguió otro de sus grandes temas rock: 'Something else'. Escrita por su entonces novia Sharon Sheeley (conocida por ser autora de 'Poor little fool' de Ricky Nelson) llegó al nº 58 de las listas.  El rock'n'roll estaba perdiendo el protagonismo en los rankings norteamericanos de ventas, por lo que Eddie cambió de estilo grabando una versión llena de soul del tema de Ray Charles 'Hallelujah I love her so', mostrando la nueva dirección musical que pretendía seguir y que nunca llegó a realizar.

J. Barry, Eddie, A Faith y G Vincent en 1960
El mes de enero de 1960, Cochran era uno de los que encabezaban el cartel junto a Gene Vincent en una gira de diez días por Gran Bretaña. Eddie fue recibido como nunca había experimentado antes en América. Sus discos escalaban las listas inglesas y Cochran era requerido para shows radiofónicos y de TV. Aunque lleno de nostalgia y deseoso de volver a casa, sus habilidades y maneras en el escenario impresionaron a sus contemporáneos británicos. Cuando le quedaba tiempo libre de vigilar y cuidar a su problemático amigo Gene Vincent, mostraba con gusto sus trucos de guitarrista a los músicos ingleses, como por ejemplo, cambiar las cuerdas habituales de guitarra eléctrica por las de banjo, mucho más ligeras y flexibles.


Aspirantes a guitarrista no se perdían uno de sus shows; de hecho el futuro beatle George Harrison fue a varios de sus conciertos sólo para ver cómo movía los dedos. Su experiencia en Inglaterra fue tan satisfactoria que inmediatamente hizo planes para volver una vez terminara una sesión de grabación pendiente en Estados Unidos.

Desafortunadamente el taxista que lo transportaba al aeropuerto para tomar el vuelo de vuelta a casa perdió el control del coche tras sufrir un pinchazo, chocando contra una farola. En el vehículo, acompañaban a Eddie su novia Sharon y Gene Vincent. El conductor, George Martin, resultó ileso, pero Sharon se fracturó la pelvis, Gene, que arrastraba una lesión de pierna antigua, se fracturó varias costillas y Eddie, que se había echado sobre Sharon para protegerla del golpe, salió disparado por una de las puertas sufriendo heridas mortales. Murió horas después en el St. Martin's Hospital de Bath. Póstumamete se publicó 'Three steps to heaven', que fue su único nº1 en el Reino Unido.

Gretsch 6120
La noticia de su muerte a los 21 años, acaecida poco después del accidente aéreo que costó la vida de sus colegas y amigos Buddy Holly, Ritchie Valens y Big Bopper, recibió escaso seguimiento en los medios. Escasamente un año antes Eddie había dedicado 'Three Stars' (escrita para él por Tommy Dee) a sus amigos fallecidos en Clear Lake. Años más tarde, 'Summertime Blues' fue revivido por el grupo de hard rock Blue Cheer y por el cantante country Alan Jackson. También el cantante y guitarrista Brian Setzer ha contribuido a preservar su memoria tocando con una Gretsch 6120 idéntica a la que usaba Cochran. Pero aún hoy, la mayoría de estadounidenses saben más sobre la canción que sobre el intérprete.

En contraste, Gran Bretaña jamás olvidó a Eddie. Sus singles y álbumes estaban presentes en las listas hasta bien entrados los años sesenta y en 1963 el cantante Heinz consiguió un Top5 con la canción-homenaje 'Just like Eddie'. Desde entonces docenas de bandas británicas, desde The Move hasta The Who, han versionado las canciones de Cochran y sus fans siguen organizando cada año el Eddie Cochran Memorial Weekend celebrado en Inglaterra. Como en el caso de James Dean, la estrella de Cochran brilló más tras su muerte.