27 diciembre 2012

Marlene Dietrich


El 27 de diciembre de 1901 nació en Berlin la actriz y cantante alemana Marlene Dietrich que se mantuvo en lo alto de la popularidad durante su larga vida reinventándose constantemente. La carrera discográfica de Marlene se extendió más allá del medio siglo. Sus primeras canciones se grabaron en 1928 para la revista alemana 'Es liegt in der Luft' y la banda sonora de su última película, 'Just a Gigolo' se publicó en 1978 con las últimas grabaciones realizadas por ella. 

Aunque su voz no era nada del otro mundo (su tesitura no abarcaba más allá de octava y media), pudo superar el bache que se produjo en los años cincuenta en su carrera cinematográfica, aprovechando al máximo su imagen de 'femme fatale' en los escenarios de teatros y night clubs de todo el mundo. Con una estudiada puesta en escena que incluía vestuarios e iluminaciones espectaculares, Marlene emanaba además una sexualidad andrógina que ayudó a convertirla en un prototipo de mujer moderna e independiente bastante alejada del esteorotipo de la época. Por otro lado fue una artista extraordinariamente versátil. No muchos saben que practicó boxeo en su juventud y otra de sus poco conocidas habilidades consistía en interpretar melodías con una sierra y un arco de violín...

Nació como Marie Magdalene Dietrich en el seno de una familia acomodada y recibió buena educación. Su padre, Louis, un oficial de la guardia real prusiana, murió siendo ella una niña. Su madre, Wilhelmina, volvió a casarse pero su nuevo marido, el coronel Eduard von Losh acabó fallecindo de las heridas sufridas en la Primera Guerra Mundial. Para entonces, Dietrich contaba diecisiete años y ya había acuñado su nombre artístico, Marlene, juntando sus nombres de pila.

En 1919 ingresó en el Conservatorio de Weimar y comenzó a estudiar violín. Amaba la música de Bach y practicó sus sonatas día y noche pero una lesión de cadera truncó su carrera de concertista. Regresó a Berlin y se introdujo en la escena teatral donde le llamó la atención una artista lesbiana, Claire Waldoff que solía vestir ropa de hombre en sus actuaciones. Con 21 años Dietrich se casó con Rudolf Sieber, director de casting de una película alemana en la que ella interpretaba un pequeño papel. Un año después dio a luz a su hija María.

Marlene realizó pequeños papeles en 17 películas antes de que el director Josef von Sternberg la eligiese para coprotagonizar con Emil Jannings la producción germano-estadounidense 'El Ángel Azul'. Su interpretación de Lola-Lola, una seductora cantante de cabaret que embauca a un maestro de escuela hasta llevarlo a la ruina, plantó la semilla de su futura imagen como actriz y como persona. En él interpreta entre otras piezas, 'Ich bin von Kopf bis Fuß auf Liebe eingestellt', compuesta por Frederick Hollander que Dietrich también grabó en su versión inglesa, 'Falling in love again', uno de los temas más emblemáticos de su carrera. 

Sternberg reconoció en ella un nuevo modelo de símbolo sexual en potencia y la invitó a acompañarle a Hollywood, donde fue contratada por la Paramount. Allí aprendió de Sternberg todo lo que pudo acerca de la realización de películas y de la importancia de su propia imagen. Fue una sensación instantánea en Norteamérica. Películas como 'La Dama de Shanghai' y 'Deseo' cimentaron su glamour y su exotismo convirtiéndola en una de las actrices mejor pagadas de la era. 
Como ya lo hacía habitualmente en Berlín, allí seguía vistiendo ropa de hombre, lo que en principio fue considerado escandaloso por la mayoría. No obstante, no tardó en convertirse en una moda que siguieron numerosas mujeres americanas. Dietrich recibió una nominación al Oscar por su papel en 'Morocco', otra producción de Sternberg y siguió trabajando para él en seis películas más, hasta 1935. Dos años después, Paramount rescindía su contrato.


En 1939 adoptó la nacionalidad estadounidense y cuando el país entró en la Segunda Guerra Mundial, Dietrich cuyo antinazismo era público y notorio, se ofreció para actuar ante las tropas aliadas, primero en las que se estaban preparando en el país y en 1944 y 1945 para los soldados desplegados en Europa y África, donde ofreció numerosos shows en los que interpretaba las canciones de sus películas. 

En abril de 1945 entró en Berlin con el ejército aliado y se reencontró con su madre que murió unos meses después. Por su entrega y trabajo durante los años de guerra, Marlene recibió la medalla de la Legión de Honor francesa y la medalla de la Libertad, la mayor condecoración que el departamento de Defensa norteamericano concede a un civil. Tras una etapa floja en su carrera, grabó varios discos para Decca, Elektrola, EMI y Columbia, entre ellos 'Quand l'amour meurt' del film 'Morocco', varios temas acompañada de la orquesta de Victor Young como 'Yo do something to me', 'You've got that look', una nueva versión de 'Falling in love again',  una famosa versión de 'Lili Marleen', así como unos duetos con Rosemary Clooney


Protagonizó alguna película más en los años de postguerra, entre las que destacan 'Pánico en la escena' (1950), 'Testigo de cargo' (1957) y 'Vencedores o vencidos' (1961).

Marlene se dedicó a partir de entonces a dar conciertos por todo el mundo hasta bien entrados los años setenta. Continuó grabando discos, la mayoría de ellos, con arreglos y producción de Burt Bacharach, como 'Sag mir wo die Blumen sind' o 'Bitte geh nicht fort'. Su retorno a los escenarios alemanes en 1960 provocó reacciones encontradas. Muchos alemanes la veían aún como una traidora a su patria; otros, como el alcalde Willy Brandt, otro antinazi que también vivió exiliado durante la guerra, la recibieron calurosamente en su gira que fue un éxito artístico y un fracaso comercial. En algunos teatros era recibida con gritos de "Marlene go home".

En una entrevista a Newsweek, Dietrich comentó: "Ellos sabían que yo estuve allí con el uniforme aliado cuando el ejército americano irrumpió en Alemania. Si eso significa que soy una traidora, entonces dejémosles que me lo sigan llamando. Yo me convertí en ciudadana americana por culpa de Hitler... y vuelvo a Alemania como artista, no como política". Su carrera en el espectáculo terminó en 1974, cuando se rompió una pierna en el escenario. Apareció brevemente en la película 'Gigoló (Just A Gigolo)', en 1979, junto a Kim Novak y David Bowie, donde cantó su última grabación, 'Just a Gigolo'.

En los ochenta escribió y contribuyó con sus reuerdos a varios libros. Sus memorias, tituladas, parafraseando la famosa frase de Kennedy: 'Ich bin, Gott sei Dank, Berlinerin' (Yo soy, gracias a Dios, berlinesa) aparecieron en 1987 y tras su muerte, su hija publicó un libro llamado 'Marlene Dietrich' que no la dejó bien parada y ponía en entredicho su papel como madre. Vivió sola y retirada en Paris hasta que murió a los noventa años el 6 de mayo de 1992. Dietrich dijo al amigo que le acompañaba en el dormitorio de su lujosa vivienda en la capital francesa, justo antes de morir: «Lo quisimos todo, y lo conseguimos, ¿no es verdad?». El American Film Institute la nombró en 1999 la 9ª mejor actriz de todos los tiempos.