28 septiembre 2014

Ben E. King


El 28 de septiembre de 1938 nació en Henderson (Carolina del Norte) el cantante norteamericano de soul y R&B Ben E. King. Cuando en 1986 el director de cine Rob Reiner estaba eligiendo las canciones para la banda sonora de su película sobre una panda de chiquillos de principios de los años sesenta, recordó un tema que capturaba a la perfección el espíritu de la época: 'Stand by me', del cantante Ben E. King que, para entonces había desaparecido de la escena. Reiner puso el mismo título a su película y tanto el film como la canción se beneficiaron de la unión, ya que la película fue un gran éxito para Reiner y 'Stand by me' resurgió en las ondas de radio a través de la Norteamérica de los ochenta y alcanzó el Top10 de Billboard. Una nueva generación que jamás había oido hablar de Ben E. King se encontraba tarareando el tema 16 años después de su primer éxito en las listas.

Nacido como Benjamin Earl Soloman, cuando cumplió los nueve años, su familia se trasladó a Harlem (New York) donde su padre abrió una cafetería. Ben ya había cantado desde muy joven en los coros de las iglesias, por lo que no tardó en formar un grupo vocal en el colegio. Como los nombres de los cuatro componentes empezaban por la letra 'B', se llamaron The Four B's. Más tarde ayudaba a su padre en la cafeteria y allí solía cantar durante el trabajo. Llamó la atención de un músico que le invitó a unirse al grupo The Crowns, con quienes comenzó a actuar inmediatamente por el circuito de salas de R&B.

The Crowns
Dentro del mismo circuito existía otro grupo vocal llamado los Drifters. Estos habían disfrutado de una exitosa carrera durante los años cincuenta publicando once álbumes hasta que, en 1958, se separaron. El manager George Treadwell sin embargo, estaba obligado mediante varios contratos a mantener el grupo en marcha un par de años más, por lo que, cuando descubrió a The Crowns, y tras una puesta a punto, los convirtió en los nuevos Drifters.

The Drifters en 1960
En Atlantic gustó el nuevo sonido del grupo y puso a su disposición a su mejor equipo de compositores y productores, Jerry Leiber, Mike Stoller y Phil Spector. La nueva formación de Drifters se estrenó con 'There goes my baby' un tema que alcanzó el nº2 de las listas en 1959, cantado y co-escrito por Ben que entonces contaba 20 años. Probablemente es el primer hit de R&B con arreglos de cuerda. Ben seguiría grabando como voz solista de Drifters temas como 'Dance with me' (1959), 'This magic moment', 'Lonely winds', 'I count the tears' y 'Save the last dance for me' (1960), el único nº1 de la historia del grupo.

En 1960 una grabación de los Drifters con Ben cantando sobre un fondo de guitarras españolas intrigó a Leiber y Stoller lo suficiente como para intentar lanzar a King como artista en solitario con un tema similar: 'Spanish Harlem'. La canción fue Top10 en las listas y Ben E. King se convirtió en una de las voces más populares en Estados Unidos, popularidad que quedó asegurada el año siguiente con 'Stand by me', Top5 en las listas pop y nº1 en las de R&B.


Ésta última, escrita por Leiber y Stoller fue nombrada una de las canciones del siglo XX por la Asociación de Discográficas Americanas (RIAA) y ha recibido más de 400 versiones.

Su voz agradaba tanto a blancos como a negros y pasó la década de los años sesenta realizando conciertos en prestigiosas salas y apareciendo en importantes shows de TV. Otros hits de King de la época incluyen 'Amor' (1960), 'Don't play that song' (1962), 'I (Who have nothing)' que el británico Tom Jones versionó con gran éxito en 1970, 'That's when it hurts' (1964) y 'Seven letters' (1965).

Al final de la década su carrera pareció declinar y en 1969 King dejó Atlantic y lo intentó en varios sellos como Mandela y Maxwell, pero en 1974 volvió a su antiguo sello donde su carrera floreció de nuevo brevemente en 1975 con el hit 'Supernatural thing-part1'. Posteriormente colaboró con la Average White Band en su álbum 'Benny and Us'. King publicó los álbumes 'Let Me Live in Your Life' en 1978 y 'Street Tough' en 1981 que lograron cierto éxito en las listas de R&B pero no volvió a lograr un hit en las listas pop hasta que en 1986 su canción 'Stand by me' fue elegida para la banda sonora de la película del mismo título.

Sus últimos años de vida Ben se mantuvo al frente de su fundación benéfica, también llamada 'Stand by me' y siguió apareciendo en TV recordando sus éxitos. Murió en mayo de 2015 a los 76 años.
En 2004, 'Stand by me' fue la primera canción que se utilizó en el proyecto Playing For Change, en el que músicos de todo el planeta interpretan una parte de la canción filmados en un video que ya supera los 67 millones de visitas en YouTUbe.