01 diciembre 2014

'Adeste Fideles'


'Adeste fideles' (en español 'Venid fieles' o 'Vayamos cristianos') es un himno usado en la bendición durante la Navidad en Francia, España, Portugal e Inglaterra desde fines del siglo XVIII. Se cantaba en la misión portuguesa en Londres en 1797, por lo que todavía hoy es llamado en muchos países 'El himno portugués' (Portuguese Hymn). Vincent Novello, organista de ese lugar, atribuyó la versión musical más popular a John Reading, organista en la Catedral de Winchester de 1675 a 1781, y posteriormente en la Universidad de Winchester. El himno invita a los fieles a acudir a Belén a adorar al Salvador recién nacido.

Juan IV de Portugal
También es probable que su autor sea el rey Juan IV de Portugal. 'El Rey Músico' nació en 1604, fue un mecenas de la música, las artes y un sofisticado autor; mientras reinó poseía una de las mayores bibliotecas del mundo. La primera parte de su obra musical se publicó en 1649. Hizo construir una escuela de música en Vila Viçosa (Portugal) que 'exportaba' músicos a España e Italia y fue allí, en su palacio, donde se encontraron dos manuscritos de esta obra fechados en 1640, por tanto anteriores a la versión de 1692 atribuida a John Reading o a la de 1743, atribuida a John Francis Wade.

Adeste fideles laeti triumphantes,
Venite, venite in Bethlehem.
Natum videte Regem angelorum.
Venite adoremus, venite adoremus,
Venite adoremus Dominum.

Deum de Deo, lumen de lumine
Gestant puellae viscera.
Deum verum, genitum non factum.
Venite adoremus, venite adoremus,
Venite adoremus Dominum.

Cantet nunc 'Io', chorus angelorum;
Cantet nunc aula caelestium,
Gloria! Soli Deo Gloria!
Venite adoremus, venite adoremus,
Venite adoremus Dominum.

Ergo qui natus die hodierna.
Jesu, tibi sit gloria,
Patris aeterni Verbum caro factum.
Venite adoremus, venite adoremus,
Venite adoremus Dominum.

En grege relicto, humiles ad cunas,
Vocati pastores adproperant:
Et nos ovanti gradu festinemus,
Venite adoremus, venite adoremus,
Venite adoremus Dominum.

Pro nobis egenum et foeno cubantem,
Piis foveamus amplexibus:
Sic nos amantem quis non redamaret?
Venite adoremus, venite adoremus
Venite adoremus Dominum.

Franz Xaver Richter


El 1 de Diciembre de 1709, nace en Holešov, hoy República Checa, el compositor Frantisek (Franz) Xaver Richter, un notable desconocido para quien no siga habitualmente el repertorio del clasicismo o el barroco tardío.

Catedral de Strasbourg
La primera referencia de su carrera se remonta a cuando fue nombrado vicemaestro de capilla del príncipe abad Anselm von Reiching, en Kempten (1740). Reapareció como cantante y violinista en la corte de Mannheim, en 1747, donde comenzó la composición de sinfonías, música sacra y oratorios. Sin embargo, por diferencias con el estilo imperante en la corte de Mannheim, dado que él estaba profundamente arraigado en el Barroco, abandonó el puesto y se estableció en Estrasburgo, donde fue maestro de capilla de su Catedral desde 1769, con Pleyel como ayudante a partir de 1783. Richter murió, a los 79 años, en Estrasburgo, en el año de la Revolución Francesa.

Coetáneo, en cierta forma, de Mozart y Haydn fue uno de los representantes de la llamada Escuela de Mannheim, prestigiosa institución musical alemana fundada por otro compositor prolífico de la época, Johann Stamitz. Escuela en torno a la cual se agruparon una serie de músicos (el mencionado Stamitz, Christian Cannabich, Franz Ignaz Beck, Jakob Holzbauer o este Franz Richter) que tuvieron una influencia decisiva en todos los compositores del siglo ilustrado, hasta llegar al mismo Beethoven. La contribución de la Escuela de Mannheim, deudora del subjetivista e individualista movimiento “Sturm und Drang”, consistió en utilizar nuevos elementos o formas musicales tales como el rupturista crescendo/diminuendo frente a aquellas composiciones musicales del barroco donde alternaban repentinos ataques en las escalas, esto es “forte-piano”. Otras tendencias fueron el desarrollo expansivo de los trémolos, grandes pausas entre notas y el proporcionar mayor libertad a la sección orquestal de viento (maderas, en este caso, puesto que los metales fueron incorporados más adelante).

Richter muestra una gran maestría dentro de sus sinfonías, sonatas y música sacra. Sin embargo, en sus cuartetos (Lajos Lencsés, oboe & The Slovak Chamber Orchestra) merece ser considerado como uno de los precursores de las formas clásicas. Sus grandes sinfonías (London Mozart Players & dir. Matthias Bamert) compuestas en 1744, constituyen lo mejor de la Escuela de Mannheim de la mano de Richter: audaz lenguaje musical, aliento melódico, tratamiento orquestal equilibrado, perfeccionamiento de la forma musical sonata y gran expresividad sonora, además de una preeminencia exquisita del violín a lo largo de todas las obras.

Orquesta
• Sinfonías (aproximadamente 80) -  Sinfonía Nº 5 in Do mayorSinfonía Nº 8 en Si bemol mayorSinfonía Nº 34 en Fa mayorSinfonía Nº 63 en Si bemol mayorSinfonía Nº 82 en Mi menor  (Helsinki Baroque Orchestra)
• Varios conciertos para flauta y orquesta, oboe y orquesta, y la trompeta y orquesta. - Concierto para Oboe en Fa mayor  (Lajos Lencsés, oboe & The Slovak Chamber Orchestra)
• Conciertos para piano (Partitura del concierto de piano en Sol mayor)

La música sacra 
• Kempten Te Deum para solo, coro y orquesta (1745) (Chorus: Camerata Vocale Günzburg, Orchestra: Johann Christian Bach-Akademie Köln & Conductor: Jürgen Rettenmaier)
• 39 misas -  Misa Pastoral (Coro filarmonico y orquesta barroca de Wroclaw & Dir. Andrzej Konsendiak)
• La Deposizione della Croce (Oratorio, 1748)
La música de cámara 
• Sonata de cámara Op.2 Nr. 1-6 (sonatas para clavicémbalo, flauta y violonchelo); Nº 1  (Lusane Bach Ensemble)
• Cuartetos de cuerda Op. 5 Nr. (1757): Nº 2 (Concentus musicus Wien); Nº 3 (Graffe String Quartet)