01 agosto 2016

Robert Cray


Hoy cumple 63 años el guitarrista y cantante de blues Robert Cray, nacido en Columbus (Georgia). Es uno de los contadísimos músicos del género que ha logrado, gracias a su talento y perspectiva, acomodar el idioma del blues al siglo XXI, sin necesidad de imitaciones serviles o de tocar simple rock haciéndolo pasar como blues.

Nacido como hijo de militar, Robert pasó su infancia viajando por todo el país. Los constantes cambios de residencia habían hecho de Cray un niño tímido e introvertido, por lo que cuando le pidió a su madre que le comprara una guitarra se refugió en la música y gracias a la inmensa colección de discos de su padre, que comprendía géneros como el gospel, R&B, jazz y blues tradicional, Robert recogió numerosas influencias. Asimismo se dejó llevar por la beatlemania en los años sesenta y, durante su estancia en la high school de Newport (Virginia), formó parte de una banda llamada Steakface que realizaba versiones de Hendrix, Fleetwood Mac y Otis Redding. Para entonces, Robert ya había descubierto entre los vinilos de su padre las grabaciones de Howlin' Wolf y Muddy Waters, las cuales le impresionaron prufundamente. "En aquel momento", recuerda Cray en una entrevista con Down Beat, "me convertí en un fanático del blues. Nadie podía convencerme de que existiese algo mejor". Su pasión por Albert Collins le hizo remover cielo y tierra para conseguir que contrataran al guitarrista en 1968 para la fiesta de graduación de su high school.

En 1969 la familia se instaló definitivamente en Tacoma (Washington), donde Robert conoció al músico local y bajista Richard Cousins con quien comenzó a tocar, experimentando con temas de blues tradicional y actuando en bares de Tacoma, hasta que lograron desarrollar un sonido propio. En 1974 se encontraban en Eugene (Oregon) y Robert Cray formó su primera banda, que además de Cousins al bajo contaba con Tom Murphy a la batería. Cray aún era extremadamente tímido y su miedo escénico era tan fuerte que, a pesar de ser el líder y cantante, las canciones las tenía que presentar Cousins.
La amistad que surgió con Albert Collins años atrás se mostró provechosa, ya que el bluesman los contrató como banda de acompañamiento en una de sus giras. Aquí los miembros de la Robert Cray Band no sólo adquirieron experiencia escénica tocando en grandes recintos; también, gracias a los consejos de Collins, aprendieron mucho sobre los aspectos financieros y comerciales del negocio musical.

En 1978, Cry hizo amistad con John Belushi y eso llevó a su aparición fugaz como bajista de la banda Otis Day and the Knights, que actúa en la fiesta de la película 'National Lampoon's Animal House' (Desmadre a la Americana). Ese mismo año, el grupo de Cray atrajo la atención del sello Tomato Records tras su actuación en el San Francisco Blues Festival. Desafortunadamente, la discográfica se encontraba atravesando una crisis económica, por lo que la aparición del álbum, 'Who's Been Talkin' se demoró hasta 1980, poco antes de que quebrara definitivamente el sello.


La banda volvió al circuito de festivales, donde uno de los promotores, Bruce Bromberg les ofreció producir su segundo álbum en su sello, HighTone. En 1983 apareció 'Bad Influence', cuyo éxito les proporcionö la oportunidad de realizar giras por el Reino Unido y Japón, en una de las cuales Cray coincidió con Eric Clapton, comenzando con él una relación amistosa que dura hasta hoy.

Su siguiente trabajo, 'False Accusations' apareció en 1985 con una formación diferente. Esta vez acompañaban a Cousins y Cray el teclista Peter Boe y el baterista David Olson y todas los temas del álbum eran composiciones originales de Cray y la banda. Ese mismo año, Cray grabó junto a los guitaristas Johnny Copeland y Albert Collins el álbum 'Showdown!', que le supuso su primer Grammy.

La expectación creada con el protagonismo de Cray en 'Showdown', llevó a los responsables de Mercury Records a fichar a la Robert Cray Band, que en 1986 graba 'Strong Persuader', álbum en el que Cray fusiona el blues con el rock, el jazz y el R&B. Una reseña en el Guitar Blues Magazine decía así: "Por un lado, el álbum no contiene un sólo tema que sea estrictamente blues, pero por el otro, todo es blues, el blues de los ochenta. El guitarrista y cantante es fiel al espíritu del género sin recurrir a la estructura tradicional". El eclecticismo del álbum también lo acercó a mayores audiencias. El álbum vendió dos millones de copias, obtuvo el segundo Grammy para Cray y la imagen del guitarrista comenzó a ser habitual en el canal de MTV.

En 1988 se publica 'Don't Be Afraid Of the Dark', que también es muy bien recibido vendiendo medio millón de copias. A pesar de sus éxitos de ventas, Cray no se sentía satisfecho porque percibía que su público estaba mayoritariamente compuesto por blancos. Los jóvenes afroamericanos estadounidenses relacionaban el blues con la generación de sus padres y a éstos les evocaba tiempos difíciles. Además los tradicionalistas del género, a los que Cray denominaba cariñosamente 'bluenatics', acusaban a Robert de comercializarlo para el consumo pop.


Intentando atraer a los jóvenes negros norteamericanos, su siguiente álbum 'Midnight Stroll' tenía un toque más funky con la añadidura del dúo de metales Wayne Jackson y Andrew Love, conocidos como los Memphis Horns, además de otros músicos. Las críticas fueron muy positivas y los fans recibieron el nuevo sonido con agrado.

En 1992 se publicó 'I Was Warned' y fue invitado al concierto 'Guitar Legends' celebrado en la Expo de Sevilla. Un año después causó un gran revuelo en la comunidad blues cuando apareció su trabajo 'Shame + A Sin', cuyas composiciones apuntaban más hacia la estructuras musicales del blues tradicional. Los puristas agradecieron que tomara distancia con el blues contemporáneo que había realizado hasta entonces y vieron su giro musical como algo positivo en su carrera. Fue también el primer álbum en el que Cray se hacía cargo de la producción y aprovechó esa libertad para crear un ambiente de grabación de 'taberna de blues', por lo que no dudó en desafinar algunas cuerdas del piano y retirar el parche frontal del bombo de batería durante la grabación. Asimismo invitó a su viejo amigo Albert Collins a acompañarle en uno de sus temas.
Para su siguiente álbum, 'Some Rainy Morning' (1995) prescindió de la sección de viento para conseguir más espontaneidad en el estudio y algunos temas están grabados en directo, sin recordings adicionales. Su última entrega con Mercury Records fue 'Sweet Potato Pie' (1997).

Tras trece años con una discográfica importante, Cray firmó con el sello independiente Rykodisc. El resultado fue 'Take Your Shoes Off', publicado en 1999. Aquí Robert le cedió la producción a Steve Jordan, que optó por dar más protagonismo a la voz de Cray que a su guitarra. Volvieron a colaborar los Memphis Horns y el álbum se grabó en Nashville. Recibió un Grammy por 'Mejor álbum de blues contemporáneo' y asimismo marcó el 25 aniversario de la Robert Cray Band.

Jordan produjo también el siguiente trabajo de Cray, 'Shoulda Been Home' (2001) que, como el anterior,  ponía más atención a su talento vocal. Robert se mantuvo activo compartiendo escenarios con Eric Clapton y Bob Dylan. En 2003 firmo con Sanctuary Records y publicó 'Time will Tell'. Siguieron dos álbumes de estudio, 'Twenty' (2005) y 'This Time' (2009). En los últimos cuatro años ha publicado tres discos en directo, el último 'Cookin in Mobile', que recoge su actuación en 2011 en el Saenger Theatre de Mobile (Alabama). También en 2011 fue admitido en el Blues Hall of Fame. En agosto de 2012 apareció 'Nothin But Love' y su trabajo de estudio más reciente fue 'In My Soul', publicado en 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario