07 septiembre 2016

Sonny Rollins


Hoy cumple 86 años el saxofonista de jazz Sonny Rollins, nacido en Harlem (Nueva York), para muchos, junto a John Coltrane, el saxo tenor con más estilo del bebop. Se midió con gigantes del género en Nueva York, incluidos Charlie Parker, Bud Powell, Thelonious Monk y Miles Davis. Fue miembro del Clifford Brown - Max Roach Quintet (1955-1957) y ha dirigido sus propias bandas desde entonces.

Sonny creció en la floreciente comunidad afroamericana de Sugar Hill. Comenzó su carrera musical como pianista, se cambió al saxo alto y en 1946 se decidió por el tenor. Realizó su debut discográfico en 1949, junto a Babs Gonzales y fue construyéndose un nombre en la escena del jazz grabando con J.J. Johnson y Bud Powell lo que más tarde se llamaría 'hard bop'.
Un año más tarde fue arrestado por robo a mano armada y sentenciado a tres años de prisión. Cumplió diez meses, tras los cuales fue puesto en libertad condicional, condición que violó en 1952 cuando fue arrestado de nuevo por consumo de heroína. Enviado a Lexington, al único centro existente entonces para drogodependientes en EEUU, Sonny se presentó voluntario a las pruebas experimentales de una nueva terapia con metadona, con la que fue capaz de superar su adicción a la heroína. Aunque Sonny temió que su nuevo estado de sobriedad pudiera afectar a su música, las colaboraciones que realizó esos años con Miles Davis, Charlie Parker y Thelonious Monk demostraron lo contrario.

Miles Davis y Sonny Rollins
En 1954 grabó sus conocidas composiciones 'Oleo', 'Airegin' y 'Doxy' con el quinteto de Miles y al año siguiente se unió al quinteto de Clifford Brown y Max Roach, apareciendo en los álbumes 'Plus 4', 'Clifford Brown and Max Roach at Basin Street' y 'More Study in Brown'. En 1956 grabó su aclamado álbum 'Saxophone Colossus', acompañado de Tommy Flanagan al piano, el bajista Doug Watkins y Max Roach, su batería favorito.

Fue el sexto trabajo de Rollins como líder y contenía 'St. Thomas' -primera de sus melodías inspiradas en el 'calypso'- que ya es otro clásico del jazz.  El mismo año se publicó 'Tenor Madness', grabado con el grupo de Miles Davis, por lo que es la única ocasión en la que se registró a Rollins y John Coltrane juntos en una grabación. Tras sus magníficos trabajos para Prestige, Rollins realizó una serie de álbumes para Blue Note, como 'Sonny Rollins Vol 1 y 2' y 'A Night at the Village Vanguard', en el que estrenó su nueva formación de trio sin piano.

En 1958, Sonny repitió la fórmula de saxo, contrabajo (Oscar Pettiford) y batería (Max Roach) en su 'Freedom Suite'. La cubierta original del disco decía así: "Que irónico resulta que el hombre negro, que mejor que nadie puede reivindicar como propia la cultura americana, sea reprimido y perseguido; que el hombre negro, ejemplo de la humanidad, sea recompensado de forma tan inhumana". El tema que da título al disco es una suite con tono de blues improvisada, cuya mayor interacción se realiza entre el saxo de Rollins y la batería de Max Roach, consiguiendo momentos tensos y emocionantes. Sin embargo, 'Freedom Suite' no sólo contenía temas politizados, la otra cara presentaba versiones hard bop de melodías clásicas de Broadway, como 'Will you still be mine'. La cubierta original desapareció en las reediciones del disco, y la compañía discográfica lo renombró 'Shadow Waltz', otro de los temas del álbum.

En 1959 consideró que "había logrado demasiado en muy poco tiempo", por lo que se apartó de la escena para 'cargar pilas'. Abandonó el alcohol y el tabaco, leía con fruición, se hizo miembro de los Rosacruz y se dispuso a "aprender de nuevo a tocar el saxo". Como los ensayos en su apartamento molestaban a los vecinos, iba todos los días al puente de Williamsburg a improvisar. "Allá arriba te encuentras por encima del mundo. Miras a tu alrededor y está el horizonte, el agua, la bahía. Una visión maravillosa. Y allí puedes tocar tan alto como quieras. Y puedes tocar mientras piensas y meditas. Eso te ofrece una perspectiva totalmente diferente"

Su vuelta a los estudios fue bajo el sello RCA con 'The Bridge' (1962), uno de sus trabajos de mayor éxito, en el que contaba -aún sin piano- con Ben Riley a la batería, Bob Cranshaw al contrabajo y el guitarrista Jim Hall. Su contrato con RCA duró hasta 1964 y en aquellos años Rollins grabó varios álbumes que se diferenciaban radicalmente unos de otros. En 'What's New?' exploró los ritmos latinos, en 'Our Man in Jazz', coqueteó con el avant garde, y en 'Now's the Time!' reexaminó standards del jazz, entre ellos, su propio 'St. Thomas'.

En 1966 compuso la música para la banda sonora de la película 'Alfie', que fue un éxito comercial. En 1969 Rollins se tomó de nuevo una pausa sabática para estudiar yoga, meditación y filosofías orientales. Cuando retornó en 1972, se había enamorado de los ritmos de pop, R&B y funk, por lo que su bandas de los años setenta y ochenta contenían guitarras y bajo eléctrico, así como baterías más orientados hacia el pop-funk. En 1981 colabora -sin acreditar- en algunos temas del disco 'Tatoo You' de los Rolling Stones, incluido el single, 'Waiting on a friend'.

En 1985 publicó 'The Solo Album', en el que sacó a relucir su afición por los largos y elocuentes solos. El año 2001 obtuvo un Grammy como mejor álbum instrumental de jazz con 'This is what I do'. El 11 de septiembre de ese año, Rollins, que contaba 71 años, fue desalojado de su apartamento en Manhattan tras la caída de la primera de las torres del World Trade Center, llevando únicamente su saxo consigo. Cinco días después viajó a Boston para tocar en la escuela Berklee de música. El concierto se grabó y se publicó en 2005: 'Without a Song: The 9/11 Concert' ganó el Grammy por 'mejor solo instrumental de jazz', gracias al tema 'Why was I born?'.

Tras la muerte de su mujer y mánager Lucille, que se había ocupado durante décadas de sus actuaciones y contratos discográficos, Rollins fundó su propio sello, Doxy Records (en honor a su primera grabación con Miles Davis) y en 2007 actuó en el Carnegie Hall, conmemorando el 50 aniversario de su primera actuación allí.
Para Rollins uno de los elementos indispensables del jazz es la capacidad de creación espontánea del sonido. Cuando se encontraba de gira (no actúa desde 2012) Sonny necesitaba al menos un día de descanso entre conciertos para recuperar la energía. Una de las leyendas vivientes del jazz, en su página personal, ofrece sus últimas grabaciones para descargar al iPod.

No hay comentarios:

Publicar un comentario