25 octubre 2016

Helen Reddy


Hoy cumple 75 años la cantante australiana nacida en Melbourne, Helen Reddy. Fue famosa en los años setenta, sobre todo en Estados Unidos, donde vendió más de 15 millones de álbumes y posicionó quince singles en el top40, tres de los cuales fueron nº1.

Helen Reddy nació en el seno de una familia bien acomodada en el ámbito de los negocios del espectáculo. Sus padres (actriz y comediante) eran artistas de vodevil conocidos en Australia, por lo que Helen comenzó a interpretar papeles junto a ellos a los cuatro años de edad. Cuando alcanzó la adolescencia surgió la rebeldía: ella no estaba dispuesta a vivir una vida de artista. Quería una familia tradicional, un hogar e hijos. Se casó con un músico amigo de la familia mucho mayor que ella. El matrimonio duró poco y unos meses tras el divorcio nació su hija Traci.

Helen no tuvo más remedio que volver al espectáculo, donde comenzó su carrera en la radio y televisión australiana. Allí ganó un concurso de talento en el popular programa televisivo Bandstand lo que le permitió emigrar a los Estados Unidos en 1966. Fijando su residencia en Nueva York, conoció a Jeff Wald, un agente de la 'William Morris Agency'; después de vivir juntos 4 días, Reddy y Wald contrajeron matrimonio; consecuentemente él se convertiría en su administrador.

Después de una temporada en Chicago, la familia se mudó a Los Angeles, California, donde Reddy intentó establecerse como cantante. Veintisiete sellos discográficos la rechazaron antes de firmar contrato con Capitol Records en 1970. Allí, Ward tras cinco meses de llamadas insistentes consiguió del ejecutivo Artie Mogull la promesa de una grabación para Helen a cambio de que no llamara más en un mes. Reddy cantó 'I don't know how to love him', de la opera rock 'Jesucristo Superstar' y el tema alcanzó el puesto nº13 en las listas de junio de 1971.


Helen, que pertenecía al Movimiento de Liberación de la Mujer, quería grabar una canción que reflejara la seguridad en sí misma y el orgullo positivo que sentía por ser mujer. "Todo lo que encontraba era del tipo 'Soy mujer y tu eres mi hombre, soy débil y protégeme...' así que me dí cuenta que la canción no existía, por lo que decidí escribirla yo".

Yo soy mujer, escúchame rugir
Son números demasiado grandes para ignorarlos
Y sé demasiado como para volver la espalda y fingir
Porque ya lo he oído todo tantas veces
Y he estado allí en el suelo
Nadie nunca me va a mantener de nuevo oprimida.

Oh sí, yo soy sabia
Pero es la sabiduría que nace del dolor
Sí, he pagado el precio
Pero mira lo mucho que he ganado
Si he de hacerlo, soy capaz de cualquier cosa
Soy fuerte (fuerte)
Soy invencible (invencible)
Soy una mujer

Podrán doblarme, pero nunca me romperán
Porque sólo servirá para hacerme
más decidida a lograr mi objetivo final
Y volveré más fuerte
Dejaré de ser una novata
porque habréis fortalecido la convicción en mi alma.

Yo soy mujer, obsérvame crecer
mírame, de pie, cara a cara
cómo extiendo mis brazos amorosos a todo el país
Pero sigo siendo un embrión
con un largo camino por recorrer
hasta que pueda hacer entender a mi hermano

Soy fuerte (fuerte)
Soy invencible (invencible)
Soy una mujer

Helen en 1973
Un amigo músico australiano le puso música y Helen grabó 'I am woman' (1972), no sin reticencias del productor que consideraba la canción un tema 'marimacho'. El tema 'marimacho' llegó al nº1, y con él fue la primera australiana en conseguir un Grammy. Famosas y controvertidas fueron sus palabras de agradecimiento en la ceremonia de entrega: "Quiero agradecer a todo el mundo en Capitol Records, también dar las gracias a mi marido y mánager Jeff Wald, que ha hecho posible mi éxito personal, y sobre todo, dar las gracias a Dios porque ELLA lo hace todo posible".

A pesar de la dificultad que tuvieron para que la radiaran (la mayoría de disc-jockeys del país odiaba la canción), 'I am woman', además de vender más de un millón de copias se convirtió en el himno del movimiento feminista y Helen cedió los derechos de la canción por el simbólico precio de un dólar a Naciones Unidas para que lo usaran en el Día Internacional de la Mujer. El tema sigue vigente ya que sonó hace unos años en la ceremonia de entrega de los Oscar, cuando en 2008 Kathryn Bigelow (primera mujer en conseguir la estatuilla de 'mejor dirección') abandonaba el escenario.

Los cinco años siguientes al éxito de 'I am woman', Reddy continuó cosechando éxitos -entre ellos, otros dos nº1, 'Delta dawn' (1973) y 'Angie baby' (1975)-, como 'Leave me alone (Ruby red dress)', 'Emotion', 'Peaceful', 'Ain't no way to treat a lady', 'Somewhere in the night' o 'You're my world', su último Top40 en 1977. A finales de la década, Reddy era cabeza de cartel con un gran coro y numerosos bailarines como acompañantes en The Strip, en las Vegas y tenía al entonces incipiente Barry Manilow y Joan Rivers como artistas teloneros. Asímismo, Helen animó a su paisana Olivia Newton John a dar el salto a los EE.UU a principios de los setenta. Fue en una fiesta celebrada en casa de Reddy, donde Olivia conoció al productor Allan Carr, quien le ofrecería el papel para 'Grease'.

A lo largo de toda la década, Helen apareció en numerosos shows de TV, como el 'Late night show' los shows de Bobby Darin y Carol Burnett y el de los 'Teleñecos' (The Muppet Show). Interpretó a una monja en la película 'Aeropuerto 1975', papel que le valió una nominación a los Globos de Oro por 'mejor actriz novel'.
En los ochenta, a causa de las bajas ventas de sus discos -que ella consideró debidas a la falta de compromiso y promoción de Capitol Records, su sello durante diez años- cambió a MCA Records, pero tampoco con ellos consiguió volver al primer plano. Su última entrada importante en una lista nacional fue en 1981, con el tema 'I can't say goodbye to you', que alcanzó el puesto 16 en Irlanda.

En 1990 -ya en su propio sello- publicó el álbum 'Feel so young', en el que interpretaba nuevas versiones de sus favoritos de siempre. Actuó en varias obras de Broadway y el West End como 'Blood Brothers' (1995) y 'Shirley Valentine' (1995). Su última grabación fue en 2000 con el álbum de villancicos 'The best Christmas ever'. En el año 2002 Helen se retiró del 'show business' y regresó a Australia, donde trabajó como hipnoterapista clínico en Sydney y fue jefa de la Australian Society of Clinical Hypnoterapists.

El año 2012 no obstante, actuó en un concierto bnéfico en San Diego y el gran éxito que obtuvo la animó a reconsiderar su decisión de retirarse y volvió a los escenarios. Desde enero de 2013 vuelve a residir en Estados Unidos, concretamente en Los Angeles, y aquel año realizó varios shows por todo el país y en 2014 actuó en el Sidney Opera House. En 2015 la familia de Helen anunció que se retiraba de los escenarios debido a problemas de salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario