14 octubre 2016

Kaija Saariaho


Hoy cumple 64 años la compositora finlandesa Kaija Saariaho nacida en Helsinki, que se ha dado a conocer internacionalmente gracias a sus trabajos musicales en los que explora las posibilidades de la electrónica. Habiendo inicialmente estudiado artes visuales en la Universidad del Arte Industrial (actualmente conocida como la Universidad de Arte y Diseño) en Helsinki, pasa posteriormente a estudiar Composición con Paavo Heininen en la Academia Sibelius de 1976 a 1981 - "amo la música de Sibelius, pero no estoy segura de su influencia en mi música".

Más tarde estudia en la Escuela Superior de Música de Friburgo con Brian Ferneyhough y Klaus Huber, y se diploma allí en 1983. El año anterior sigue un curso de música por ordenador en el IRCAM (Institut de Recherche Et Coordination Acoustique / Musique) en París, y desde entonces ha incorporado el ordenador a sus creaciones musicales como una parte esencial de su técnica.
Con su peculiar uso del ordenador, Kaija analiza los colores tonales y los cambia lentamente a algo nuevo, consiguiendo así una "fría belleza propia del firmamento nórdico" en sus composiciones, según la han definido algunos críticos musicales. Ello se refleja en cierto modo en los títulos de algunos de sus trabajos, como por ejemplo, “Io”, en clara referencia a una de las lunas de Júpiter, o “Lichtbogen”, inspirada en las bellas auroras boreales.

Kaija Saariaho ante el ordenador
Kaija dice: "Lo verdaderamente difícil es descartar el millón de posibilidades que tienes a la hora de tratar una idea musical, escoger un solo camino y saber con certeza lo que no se hará, hasta lograr que cada nota que escribas tenga su razón de ser".
"Empecé a imaginar música de niña, no sólo a estudiarla. Tocaba el violín y acariciaba la idea de ser organista. Curiosamente, no me sentía muy dotada como solista, pero las habilidades físicas no son muy importantes para un músico. Decidí ser compositora a los 20 años, cuando sentí que iba a desperdiciar la vida si no me dedicaba a la composición".

Preparado el equipo (1986)
La música de esta experta compositora se interpreta en todo el mundo desde los años ochenta, y numerosas instituciones, como por ejemplo la Opera Nacional Finlandesa, la BBC, el propio IRCAM donde cursó los estudios antes mencionados, el Lincoln Center de Nueva York e incluso los organizadores del Festival de Salzburgo, le han encargado diversas composiciones a lo largo de su carrera. Aunque afincada en París desde 1982, Kaija recibe su salario del gobierno finlandés por su trabajo como polifacética compositora y artista.

Kaija en Amsterdam (1985)
Sus obras más importantes incluyen “Verblendungen” (para orquesta y cinta magnetofónica, 1982-84), “Lichtbogen”, para una ensemble de cámara e instrumentos electrónicos (1985-86), “Jardin Secret I” (en cinta magnetofónica, 1984), “Jardin Secret II” (para clavicordio y cinta magnetofónica, 1984-86), la ya comentada “Io” (para una ensemble, cinta magnetofónica e instrumentos electrónicos, 1986-87), “Nymphea” (para cuarteto de cuerda e instrumentos electrónicos, 1987, obra encargada por el Lincoln Center), su también premiada obra radiofónica, “Stilleben”, (1987-88) y diversas piezas orquestales, agrupadas bajo el nombre genérico “Du Cristal” (1989-90), obra encargada por la Orquesta Filarmónica de Los Angeles y el Festival de Helsinki. Otra espléndida obra de tres partes es "...a la fumee"(1990) para flauta, cello, y orquesta.Parte I.


Al margen de su propia producción musical, Kaija Saariaho ha participado en diversas producciones multimedia en las que se entrelazan distintos géneros artísticos, como por ejemplo el ballet “Maa” (1991).

Otras obras que han resultado de su prolífico genio creativo son: “Noa-Noa” (1992) pieza para flauta y sonidos electrónicos, “Amers” (1992), para violoncelo, ensemble e instrumentos electrónicos, un encargo conjunto del Centro Barbican y el IRCAM, “Solar” (1993), para ensemble y teclados electrónicos, obra encargada por la Ciudad de Amberes para Champ d'Action, y “Trois Riviéres” (1994), para cuarteto de percusión e instrumentos electrónicos, un encargo realizado por la organización del Festival de Salzburgo. Sus dos últimos trabajos son, la composición para el Festival de Salzburgo de 1996, “Château de l'âme”, un bellísimo ciclo de canciones con orquesta (1995) cantadas por Dawn Upshaw, y la pieza para soprano y la electrónica. “Lonh” (1996).

Hans Zender y Kaija Saariaho (1996)
Influida por la tradición post-serial, pronto se cansó de las múltiples limitaciones propias de esta tradición. Rehusando componer mediante negaciones, ya que no se permitía ritmo, ni armonías al estilo tonal, ni melodías definidas en esta escuela, pronto la abandonó, ya que en su opinión todos los medios son lícitos para componer, siempre que se utilicen adecuadamente. Pese a todas estas ideas que han forjado la mayor parte de su obra, actualmente Kaija ha ido abandonando los instrumentos electrónicos en favor de los acústicos, y ha ido perfilando sus composiciones hacia el campo de las grandes orquestas, cultivando asimismo un lenguaje musical más abierto y dramático, como reflejan las piezas mencionadas bajo el epígrafe “Du Cristal” y su ya comentado concierto para violín, “Graal Theatre”.

En los últimos años, su cotización internacional ha subido como la espuma, especialmente desde que el Festival de Salzburgo catapultara su nombre al estrenar, en 2000, su primera ópera, “L'amour de loin”, Escena del Peregrino (Monica Groop) con Clémence, Condesa de Tripoli (Dawn Upshaw). Opera-escena: Parte 1, Parte 2 ( English National Opera).
Desde entonces, la lista de encargos y estrenos de sus nuevas partituras ha ido creciendo a ritmo vertiginoso, convirtiéndola en la compositora de su generación más interpretada en los grandes auditorios, desde el Lincoln Center de Nueva York a la Philharmonie de Berlín, el Barbican de Londres o el IRCAM de París, ciudad donde reside.


Aún es reciente el impacto que causó la primera audición en el Auditorio de Barcelona de “Orion” (un encargo de la Orquesta de Cleveland, estrenado en 2003), bajo la dirección de Ernest Martínez Izquierdo, en un concierto de la temporada de la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña (OBC)

"La ópera es una gran forma, hay muchos recursos en juego, muy excitantes para un creador, pero conviene no olvidar que lo esencial en la ópera es que se oigan bien las voces. En mi caso, trabajo pensando en voces concretas, porque cada voz tiene unas características especiales. Lo que me interesa en la ópera es crear personajes musicales, y cada voz exige un tratamiento especial".
Peter Sellars y Saariaho
Kaija continuó en 2006 con el estreno de su segunda ópera, “Adriana Mate”, en la Ópera de París -encargo, nuevamente, de Mortier- que no despertó el mismo entusiasmo. En ambos casos firmó la puesta en escena el dramaturgo Peter Sellars.
Su última aventura escénica, también con libreto de Maalouf y dirección escénica de Sellars, es un oratorio, “La pasión de Simone Weill”, estrenado en Viena. "Sellars insistió en tratarlo escénicamente, como si fuera una ópera, pero es un oratorio, una obra de concierto, y no acaba de funcionar teatralmente".

Premios y distinciones:

-1986 - Gana el Premio Kranichsteiner en Darmstadt.
-1989 - Gana el Premio Ars Electronica por Stilleben and Io; y se traslada un año a la Universidad de San Diego.
-1991 - Compone la música para el ballet Maa, y consigue el premio del Ballet Nacional de Finlandia.
-2001 - Premio Schock, otorgado por un comité de la Real Academia Sueca de Música
-2003 - Gana el Premio Grawemeyer de Composición por su obra L’amour de loin (ópera estrenada con un montaje de Peter Sellars)
-2011 - Premio Musical Léonie Sonning.

No hay comentarios:

Publicar un comentario