07 noviembre 2016

Joni Mitchell


Hoy cumple 73 años la pintora y cantautora canadiense Joni Mitchell, nacida en Fort Mcleod (Alberta). Quizás la más importante e influyente figura femenina de la música popular de finales del siglo XX. Iconoclasta y carente de compromisos, Mitchell sorprendía en cada uno de sus trabajos, innovando incansablemente. Su música evolucionó desde planteamientos folk profundamente personales, hasta melodías pop, jazz, avant-garde e incluso 'world music', presagiando la experimentación musical multicultural que aparecería en los ochenta y noventa. Extremadamente celosa de su independencia, sus obras resistieron los embates caprichosos de las audiencias pop y una industria discográfica dominada por hombres. Aunque sus discos no gozaban de las mismas ventas que otras contemporáneas de Joni como Carole King, Janis Joplin o Aretha Franklin, ninguna de ellas tuvo la osadía de experimentar como Mitchell con su propia identidad artística o explorar territorios sonoros fuera de los confines del pop tradicional, preparando el terreno que pisarían Patti Smith, Chrissie Hynde, Madonna o Courtney Love.

Nacida como Roberta Joan Anderson en una remota localidad de las frías y ventosas llanuras del noroeste de Canadá tuvo una infancia plagada de enfermedades. Tuvo que ser operada de apendicitis con tres años. Posteriormente contrajo la rubeola, el sarampión y la escarlatina. Pero la peor enfermedad la sufrió en 1951 cuando se declaró en Canadá una epidemia de polio, la misma en la que Neil Young (entonces con cinco años) se contagió en Ontario. Antes de enfermar, sus intereses además de los artísticos se hallaban en el deporte, en concreto en la natación. Tras su difícil y larga recuperación sin embargo, comprendió que en ese campo ya no tenía futuro.

Asistió a la high school, donde no se adaptó al sistema educativo. Según Mitchell: "te enseñaban qué pensar, no cómo pensar. No había lugar para el libre pensamiento. Te entrenaban para encajar en una sociedad en la que el libre pensador es un incordio. Tuve maestros que me agradaron mucho, pero no tenía el menor interés en lo que enseñaban". Sin embargo su actividad artística era incansable y se encargaba de los decorados en las obras teatrales del instituto e ilustraba el libro anual y el periódico del centro. Tras graduarse, se matriculó en el Alberta College of Art de Calgary. Un año después, dejó la universidad y volvió al este, instalándose en Toronto.

Poco después de debutar en el circuito folk de la ciudad un inesperado embarazo interrumpió su ritmo normal de vida. "Tenía veinte años", contaba Joni, "fue un flechazo con un colega pintor y me quedé embarazada al instante. En 1964, estar embarazada siendo soltera era como ser una criminal". Poco después conoció al cantante folk Chuck Mitchell, quien se ofreció para hacerse cargo de Joni y su hija y al mes de conocerse se casaron. Se establecieron en Detroit pero el matrimonio se desintegró en apenas dos años. Agotada emocionalmente y en bancarrota, Joni decidió dar a su hija en adopción. "Durante muchos años oculté esta historia por mis padres, aunque solía dejar caer pistas en mis canciones, pequeños mensajes para que mi hija supiera que pensaba mucho en ella." Un ejemplo de esto fue el tema 'Little green' que ya cantaba en los sesenta y grabó en 1971 en su álbum 'Blue'. Una crítica del álbum definió la letra de 'Little green' como "incomprensible e inescrutable".

Con Leonard Cohen en 1967
En 1967 Mitchell se mudó a Manhattan donde intentó hacerse un hueco en la escena folk neoyorquina. El cantante Tom Rush, impresionado con su habilidad para componer, grabó uno de sus temas, 'Urge for going'. George Hamilton IV la oyó e hizo su propia versión country consiguiendo un hit en las listas del género. Otros artistas que grabaron canciones de Mitchell en sus primeros años fueron Buffy Sainte-Marie ('The circle game'), Dave Van Ronk y Judy Collins, ambos con 'Both sides now', que en versión de Judy fue un Top10 en las listas pop.

Joni con David Crosby
Su reputación iba en aumento pero los trabajos no abundaban. El año que Dylan se pasó a la guitarra eléctrica, los clubes de folk comenzaron a cerrar por todo el país. "Fue como una epidemia. En aquellos días si cantabas con una guitarra acústica te miraban como si fueras un dinosaurio". No obstante, Joni perseveró y un día que actuaba en Florida conoció a un joven David Crosby el cual, impresionado con su música, la invitó a Los Angeles donde la introdujo a sus amigos y convenció a Reprise Records para que firmara un contrato discográfico con ella.

Su álbum debut, 'Song to a Seagull', producido por Crosby, que mostraba la educada voz de Mitchell y sus habilidades con la guitarra acústica, generó una gran atención. 'Clouds' (1969), su segundo álbum, exploraba terrenos similares: romanticismo, confusión emocional y otros asuntos del corazón. La portada, como en el primer álbum, estaba diseñada y pintada por ella. En marzo de 1970 'Clouds' le proporcionó a Joni Mitchell un Grammy por 'mejor interpretación folk'

Un mes más tarde Reprise publicaba su tercer álbum, 'Ladies of the Canyon' (1970), en el que Mitchell mostraba la evolución de su música. Su sonido ya se expandía más allá de las fronteras del folk y se percibían detalles procedentes del rock y el pop añadiendo percusiones y coros, y por primera vez muchos temas compuestos al piano, lo que sería uno de los sellos distintivos de su estilo compositivo en su etapa más popular. En el álbum Mitchell incluía su propia versión de 'Woodstock' un tema que ya habían grabado Crosby, Stills, & Nash. 'Ladies of the Canyon' fue un éxito en las emisoras de FM y vendió más de medio millón de copias convirtiéndose en su primer disco de oro.


Tras terminar su relación con Graham Nash (mencionada en el tema 'Our house' de CS&N), se tomó un tiempo sabático que dedicó a viajar a Europa, concretamente Francia, Grecia y España. Fue en este tiempo en el que escribió la gran mayoría de los temas que componen 'Blue', su cuarto trabajo.

Triste, escueto y extremadamente bello, Blue es el álbum más personal de Joni Mitchell. De manera franca y directa, pero llena de poesía, sus canciones ponen el dedo en la llaga y relatan historias de amores y pérdidas (dos conceptos que aquí aparecen estrechamente ligados). En 1979 Mitchell comentó: "No hay una sola nota de falsedad en 'Blue'. En aquel periodo de mi vida estaba totalmente desprovista de defensas personales. Me sentía como el papel de celofán en un paquete de cigarillos. No tenía ni un solo secreto que esconder ante el mundo y no podía tener la pretensión de ser fuerte, ni siquiera de ser feliz. Lo bueno de todo aquello es que la música también careció de defensas". Sin rivales en su intensidad e introspección, Blue sigue siendo un álbum que marcó un hito. En enero de 2000, el New York Times escogió 'Blue' como uno de los 25 álbumes que representaban "un momento crucial o una cúspide creativa en la Música Popular del Siglo XX".

Graham Nash y Joni
Pero los temas de las canciones de Mitchell, que en parte versaban sobre sus propias relaciones sentimentales con conocidos personajes como James Taylor, Jackson Browne y Graham Nash, llevó a algunos medios a prestar más atención a su vida personal que a su obra musical. Mitchell exploró entonces nuevos caminos y temas menos introspectivos en sus canciones, lo que se tradujo en una retirada de los focos y de la primera línea musical. Albumes como 'For the Roses' (1972), 'Court and Spark' (1974), que incluía su único Top20 'Help me', y 'Hejira' (1976) recibieron críticas muy positivas.


Otros trabajos en cambio, no fueron tan bien tratados. Rolling Stone calificó su álbum de 1975 'The Hissing of Summer Lawns', como 'el peor álbum del año'. Aún así, fue Top5 en las listas de álbumes estadounidenses.

Otros interesantes experimentos creativos como su tributo al grande del jazz Charles Mingus en el álbum 'Mingus' (1979) encontraron indiferencia o mordaces críticas en diversos medios y a comienzos de los años ochenta su popularidad había decrecido significativamente. En 1982 se casó con el productor Larry Klein y a lo largo de la década publicó tres álbumes en Geffen Records. 'Wild Things Run Fast' (1982), 'Dog Eat Dog' (1985) y 'Chalk Mark in a Rain Storm' (1988), todos ellos ampliamente ignorados. Impasible ante la fría acogida de sus trabajos, Mitchell continuaba explorando nuevos terrenos para su música al tiempo que continuaba alimentando su pasión por la pintura.

En 1991 se publica 'Night Ride Home', que recibe críticas muy positivas y parece encender una chispa de curiosidad en la comunidad musical por la artista y su larga etapa fuera de la primera línea. Tres años después, graba 'Turbulent Indigo', el decimoquinto álbum de estudio de su larga y variada carrera. En el Entertainment Weekly se podía leer: "Es la destilada esencia de todo lo que Mitchell ha realizado hasta ahora". Las excelentes críticas alababan la profundidad lírica y musical del álbum y Joni se vio expuesta a un protagonismo que no conocía desde los años setenta.

Consiguientemente, muchos críticos volvieron la vista a los anteriores trabajos de Mitchell y más de uno comenzó a considerar a la cantautora como una figura más importante y decisiva en la historia de la música popular de lo que había sido hasta entonces. Decenas de jóvenes cantautoras confesaban la influencia recibida de Mitchell y en revistas como Guitar Player se hablaba de "quizás la mujer guitarrista más influyente del siglo". Mitchell solía utilizar afinaciones alternativas en su guitarra para facilitar el acceso a acordes aumentados y a combinaciones inusuales de notas. Ha utilizado más de 50 afinaciones -algunas inventadas por ella- diferentes en sus canciones.

En 1996 fue la primera mujer en recoger el Premio de Música Polar, concedido por la Real Academia Sueca de la Música y un año después fue admitida en el Salón de la Fama del Rock & Roll, aunque Joni no asistió a la ceremonia. Ese mismo año ocurrió otro hecho importante en su vida. Vuelve a reunirse con la hija que -treinta años atrás- había entregado en adopción. Kilauren Gibb, ex-modelo y madre de dos hijas con un parecido físico increíble con Joni, descubrió a su madre biológica navegando por Internet. "Somos más como hermanas" confesó Joni. "nuestra relación es maravillosa, ya que no la crié y no existen entre nosotras las cicatrices que frecuentemente surgen entre madres e hijas".

En 1998 publicó su último álbum con material nuevo durante una década, 'Taming the Tiger' en el que usó una guitarra sintetizada y que fue recibido con menos entusiasmo por la crítica. En el año 2000 grabó 'Both Sides Now', un trabajo en el que se concentró únicamente en cantar. Acompañada de una orquesta de 71 músicos disfrutó con la experiencia, dando un repaso a sus clásicos preferidos del jazz y dos de sus canciones, 'A case of you' y 'Both sides now'.


Dos años después publicó 'Travelogue', un doble CD que contenía una colección de canciones de Mitchell expandidas y regrabadas con arreglos orquestales.

A continuación, muy crítica con el funcionamiento de la industria musical que restringía cada vez más la creatividad en aras de cumplir con los objetivos de ventas, anunció su retirada del negocio, proyectando vender su música por Internet. Los siguientes años salieron a la venta tres recopilatorios que incluían tres temas inéditos y notas personales de Mitchell: 'The Beginning of Survival' (2004), 'Dreamland' (2004) y 'Songs of a Prairie Girl' (2005).

En 2007, inspirada en la guerra de Irak y en unas palabras pronuciadas por su nieto durante una disputa familiar, Mitchell vuelve a los estudios y publica su primer álbum con canciones nuevas en una década. 'Shine' debuta en el puesto 14 de las listas Billboard, una posición que no repetía desde la publicación de 'Hejira' en 1976. Actualmente, Joni se recupera en su hogar de un aneurisma cerebral sufrido a finales de marzo de 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario