20 diciembre 2016

Alan Parsons


Hoy cumple 68 años el músico, productor e ingeniero de sonido inglés Alan Parsons, nacido en Londres. Aunque a finales de los sesenta tocaba la guitarra en un grupo de blues, intentando como tantos otros emular a Clapton, sus comienzos en la música profesional fueron como asistente del ingeniero de grabación en los estudios Abbey Road de Londres. Bajo la tutela del productor George Martin, Parsons trabajó junto a los Beatles en los álbumes 'Let it Be' y 'Abbey Road'. Las técnicas de grabación y de producción que aprendió en el proceso serían fundamentales en sus trabajos futuros. "Sólo era un ayudante que hacía el té y pulsaba botones", explicaba Alan, "pero no perdía detalle de cómo trabajaba Martin."

Alan en Abbey Road
Cuando los Beatles tomaron caminos separados, Parsons siguió como ingeniero en Abbey Road y trabajó con McCartney en sus álbumes 'Wild Life' y 'Red Rose Speedway'. En 1973, Alan fue el ingeniero jefe de grabación en el célebre álbum 'The Dark Side of the Moon', de Pink Floyd, por el que recibió su primera nominacion (de diez) a un Grammy. Este éxito le proporcionó la suficiente confianza como para dedicarse a la producción y al trabajo con Pink Floyd le siguieron otros con Al Stewart ('Year of the Cat'), los Hollies ('The air that I breathe'), Cokney Rebel, Pilot y Olivia Newton-John. Fue por esta época cuando conoció a su futuro colaborador Eric Woolfson, un compositor y productor que, impresionado con los trabajos y el talento de Parsons, decidió convertirse en su mánager.

Eric Woolfson y Alan Parsons
Tras unos años de moderado éxito formando equipo de producción, Eric y Alan decidieron grabar un disco propio con temas basados en los escritos de Edgar Allan Poe, una idea a la que Woolfson había estado dando vueltas últimamente. Incluso rechazaron encargarse de la producción del siguiente álbum de Pink Floyd, 'Wish You Were Here', para centrarse únicamente en su proyecto. En 1976, tras dos años de intensos trabajos en el estudio, vio la luz el álbum 'Tales of Mistery and Imagination' de Alan Parsons Project.

Tuvo una gran acogida, especialmente para ser su álbum debut, y su estructura musical fue la que se repetiría con éxito en posteriores entregas: una selección de voces solistas, incluida la de Woolfson, temas basados en guitarra y piano con largos pasajes instrumentales, un penetrante y seductor tema central y, por supuesto, una producción inmaculada. El rol de Parsons era comparable al que un director o productor desempeña en las películas o en la televisión, creando el concepto, componiendo la música, contratando a los artistas y mezclando el resultado en el estudio, mientras Woolfson escribía las letras, cantando en muchas de las composiciones. A esto se agregó la presencia de Andrew Powell, quien se sumó al proyecto en 1976 como arreglista.

'I Robot' (1977)
El grupo fue contratado por Arista Records y con la publicación de 'I Robot' en 1977, que fue Top10 en las listas de álbumes estadounidenses, dio comienzo una década de sorprendentes éxitos de ventas, algo poco usual para una banda que jamás había actuado en directo y cuyos principales responsables, en la mayoría de ocasiones, se limitaban únicamente a labores de mezcla y producción.



Hasta 1987 lograron colocar siete álbumes en el Top40, entre ellos 'Pyramid' (1978), 'Eve' (1979), 'The Turn of a Friendly Card' (1981), 'Eye In The Sky' (1982) su mayor éxito y su disco más vendido, y 'Ammonia Avenue' (1984).

'Eve' (1979)
Pero todo este éxito tenía su parte negativa. Parsons y Woolfson percibieron pronto que las presiones de la compañía discográfica les robaba control artístico sobre su obra. "Nos manipularon para hacer una música comercial, que no era la idea original del grupo", comentó Parsons a Keyboard, "no pretendimos crear una banda comercial. Se pensó en un grupo cuyo objetivo era la experimentación y seguir su propio camino, no quedarse anclados en las 'zonas seguras' diseñadas por los ejecutivos de las discográficas." 

En 1987, con 'Gaudi', terminaron su contrato con Arista Records y, a continuación, Parsons y Woolfson tomaron caminos separados. Woolfson se introdujo en el mundo del teatro musical y ayudó a montar 'Freudiana', una ópera rock basada en la vida y teorías de Sigmund Freud. Parsons también participó como productor e ingeniero en el proyecto y por otra parte, dirigió un documental para la cadena MTV y construyó un estudio que llamó 'Parsonics'. Seguidamente se trasladó a Estados Unidos. No le agradó la experiencia y volvió a Inglaterra. Durante todo este tiempo no dejó de leer, investigar y escribir sobre nuevas técnicas de grabación.

'Try Anything Once' (1993)
En 1993 sintió nostalgia del trabajo en el estudio y grabó -sin Woolfson- el álbum 'Try Anything Once', que contaba con todos los elementos que habían llevado al éxito sus anteriores trabajos: largos pasajes instrumentales, arreglos minuciosamente elaborados y, por supuesto, una amplia selección de grandes vocalistas. Como antes, Parsons jugó el papel de director artístico. Sin ser autor de los temas ni tocar un solo instrumento, era el máximo responsable del impacto artístico y el sonido final del producto acabado. No obstante, en ocasiones, Parsons contribuía esporádicamente a las grabaciones con unos acordes al piano o a la guitarra, "tal como hacía Hitchcock en sus películas". Aun así, como músico, seguía sujeto a interpretaciones equivocadas por parte de algunos periodistas y fans. "A día de hoy, todavía hay gente que no acaba de entender que yo no sea el que canta. Vienen y me dicen: ¿Cómo consigues cantar con voces tan diferentes?"


En 1996 publicó 'On Air' y dos años después fue nombrado vicepresidente de Emi Studios Group, que incluía los famosos estudios de Abbey Road. Permaneció poco tiempo en el cargo, deseando volver a su trabajo creativo, aunque siguió asesorando al grupo empresarial.

'Time Machine' (1999)
En 1999 apareció 'The Time Machine', en el que repitió su fórmula de éxito. Aunque figuraba como el autor de la música en la cubierta, no firmaba ninguno de los temas y su labor fue de nuevo estrictamente de producción y grabación. Desde 2003 realiza sus giras bajo el nombre The Alan Parsons Live Project (con el permiso de Woolfson) con una banda que suele contar con P.J. Olsson a la voz solista, Alaistar Greene a la guitarra, Danny Thompson a la batería, Manny Focarazzo a los teclados, Guy Erez al bajo y Todd Cooper al saxofón. Por supuesto, al mismo tiempo continúa con sus producciones.

El año 2004 publicó su cuarto álbum, 'A Valid Path', en el que además de seguir contando con grandes músicos como David Gilmour a la guitarra, es coautor de todos los temas, canta y toca los teclados. Además se estrena como colaborador su hijo Jeremy Parsons, que asimismo contribuye con la guitarra.
Su publicación más reciente fue el CD  'Alan Parsons Symphonic Project, Live in Colombia', que recoge el concierto que ofreció en Medellín con un orquesta de 70 músicos. Como ingeniero de grabación, su último trabajo hasta la fecha fue el que realizó con el británico Steve Wilson, cantante y guitarrista de Porcupine Pie, en su tercer álbum en solitario 'The Raven That Refused to Sing (And Other Stories)'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario