28 noviembre 2016

Randy Newman


Hoy cumple 73 años el pianista, cantautor, arreglista y compositor de bandas sonoras Randy Newman, nacido en Los Angeles (California). Es conocido por sus mordaces canciones y por sus bandas sonoras para películas, sobre todo, las que compuso para la productora de cine animado Disney-Pixar. Criado entre músicos, sus tíos Alfred, Lionel y Emil Newman ya escribían música para el cine, obteniendo el primero de ellos nueve premios Oscar de 45 nominaciones.

Siendo todavía un bebé, su familia se trasladó a Nueva Orleans. Aquejado de una fuerte miopía desde que nació, además de estar obligado a llevar gafas, sufrió -ya con cinco años- cuatro operaciones para corregir su visión. Por su defecto en la vista y por su origen judío fue motivos de burlas en el colegio y es una etapa de su vida que no recuerda con agrado. "La escuela fue horrible. No fue ni mucho menos la mejor época de mi vida, como muchos me aseguraban. Era muy exigente conmigo mismo y sufría un gran complejo de inferioridad".

En 1948 su padre, que había servido en la Segunda Guerra Mundial, regresó a Nueva Orleans y de nuevo se instalaron en Los Angeles, donde Newman pasaría el resto de su adolescencia, aunque volvería muchos veranos a Nueva Orleans de visita. Estudió composición en la UCLA y con diciesiete años ya componía canciones. Su primer tema en el mercado fue la canción 'They tell me it's summer' (1962), que apareció como cara B de un single de los Fleetwoods. Esto le abrió el camino para seguir componiendo para artistas como Gene Pitney, Cilla Black, Jerry Butler o los O'Jays.
A mediados de los sesenta Randy formó parte de un grupo llamado The Tikis, que más tarde se convertirían en Harpers Bizarre, los cuales lograrían un hit en 1967 con su versión del tema de Paul Simon 'The 59th street bridge song (Feelin' Groovy)'.

Cuando Dusty Springfield, Judy Collins y Peggy Lee comenzaron a grabar las composiciones de Newman, su prestigio como autor creció. Three Dog Night llevó 'Mama told me not to come' al nº1 en 1970 y Harry Nilsson publicó 'Nilsson sings Newman', un álbum completo con obras de Randy. Sus canciones, las cuales, aunque con ligeras influencias de Dylan, debían más al pop y al R&B de Nueva Orleans que al folk, portaban unas letras llenas del mordaz e incisivo sentido del humor que han caracterizado la mayoría de sus éxitos, como 'Sail away', 'Political science', 'You can leave your hat on' (1972), que Joe Cocker llevó al nº 1 en 1986, 'Rednecks' (1974), 'Short people' (1977) y 'I love L.A.' (1983).


Pero no todos sonreían con su corrosivo humor. Como manifestó una vez el mismo Newman: "Si me muriese mañana, en la lápida pondría: "compuso 'Short people' y algunas más..." Así es como son las cosas. A la gira que realizé tras su publicación no vino nadie, y llegué a recibir amenazas de muerte."

En los ochenta comenzó a componer casi exclusivamente para el cine y a él se deben, entre otras, las bandas sonoras de 'Ragtime' (1981), 'Despertares' (1990), 'Maverick' (1994) y 'Toy Story' 1 (1995). En 1988 publicó 'Land of Dreams', una serie de viñetas musicales de su infancia en Nueva Orleans, que contenía el tema 'It's money that matters', su único nº1 en las listas estadounidenses. Contaba con la colaboración de Mark Knopfler a la guitarra y a la producción.

El año 1995 su carrera tomó un nuevo rumbo cuando decidió escribir su primer musiclal, 'Faust', una adaptación del clásico drama épico de Goethe, cuya acción transcurre en South Bend (Indiana) y en el que Dios es un director ejecutivo de una compañía con un PowerBook y Lucifer un cínico, ambos en lucha por el alma del joven Heny Faust, un estudiante de tercer año de la Universidad de Notre Dame. La grabación se realizó con conocidos artistas como James Taylor en el papel de Dios, Don Henley como Henry Faust, Linda Rondstadt como Margarita, Elton John como el ángel Rick y Bonnie Raitt como Martha. Randy, naturalmente, se reservó el papel de Lucifer.

A este trabajo siguieron nuevas bandas sonoras para 'Bichos''Pleasantville' (1998), Toy Story 2 (1999). En 1999. Newman publicó 'Bad Love', su décimo álbum como artista y el primero con canciones originales tras sus once años de actividad componiendo para el cine.

Randy en 2011
Desde entonces ha seguido componiendo para la gran pantalla y, tras quince nominaciones al Oscar sin ganar, rompió la racha en 2002 con el premio a la mejor canción por 'If I didn't have you', perteneciente a la banda sonora de 'Monstruos S.A'. Desde entonces ha vuelto a ser nominado cuatro veces más, entre ellas, por 'Cars' (2006), 'La princesa y el sapo' (2009) y 'Toy Story 3' (2010), por cuyo tema, 'We belong together', Randy recibió su segundo Oscar. Su más reciente álbum de estudio, 'Harps and Angels', se publicó en 2008 y ese mismo año realizó una gira por el Reino Unido, cuyo concierto en Londres fue grabado y publicado en noviembre de 2011 como 'Live in London'.
Su trabajo más reciente fue la banda sonora de 'Monsters University' (2013).

Bruce Channel


Hoy cumple 76 años el cantante norteamericano Bruce Channel, nacido en Jacksonville (Texas) y conocido por su único gran éxito, 'Hey baby' (1962).

Channel, que solía actuar en compañía del armonicista Delbert McClinton, ya había compuesto e interpretado 'Hey baby' desde 1959. Logró grabarlo a finales de 1961 y en marzo del año siguiente, el tema alcanzó el nº1, permaneciendo en él tres semanas. En el Reino Unido llegó al nº2 y vendió más de un millón de copias recibiendo un disco de oro.

Lennon, McClinton y Channel
Bruce hizo una gira por Europa, y en uno de los shows tuvo a los Beatles -que aún eran desconocidos para el gran público- como teloneros. Lennon, impresionado por la armónica de McClinton en 'Hey baby', se inspiró en ella para usarla en 'Love me do'.
       
El atractivo novedoso de la canción, una primera nota sostenida sobre la base rítmica de fondo, volvería a aparecer en temas como 'Sherry' (Four Seasons), 'Hang on Sloopy' (McCoys) y 'I should have known better' (Beatles), en la que también se percibe en la armónica la influencia de McClinton. Aunque muchos consideran a Bruce Channel un 'one hit wonder', tuvo algún éxito menor más, como  'Number one man' (1962) y 'Keep on' (1968). Como no le gustaba realizar giras, se estableció en Nashville como autor y siguió componiendo durante los años setenta y ochenta para artistas country como T.G. Shepherd y Janie Frickie.