04 mayo 2017

Oleta Adams


Hoy cumple 64 años Oleta Adams, cantante y pianista de soul y jazz nacida en Seattle (Washington). El éxito le llegó inesperadamente, gracias a su perseverancia. Tras más de diez años cantando y tocando en piano bars y pequeños clubs, una noche, sin tener ella conocimiento de ello, dos miembros de una banda británica se quedan prendados con su voz y dos años después Oleta se convirtió en una estrella del soul.

De niña, su familia se trasladó a Yakima (Washington) donde creció cantando en el coro de la iglesia baptista en la que su padre ejercía como pastor. Con nueve años comenzó a recibir lecciones de piano y constató su amor por la música. "Durante mi educación religiosa fui alimentada con miedo y sentimiento de culpa las 24 horas del día. Aún así me mostraba batalladora. Con once años dirigía cuatro coros, que se convirtieron en mi responsabilidad. Desde entonces no he parado". Ya en la high school, Adams continuó su entrenamiento musical con Lee Farrell, un profesor de canto educado en la prestigiosa Juilliard School, que la seguiría apoyando y animando muchos años.

Oleta y John Cushon
Al principio de los años setenta se gastó 5.000 dólares en la grabación de una maqueta que no logró despertar la atención esperada. Con la ayuda de Farrell, Oleta se trasladó a Kansas City donde tocaba en pequeños clubs, exposiciones o hoteles. En unos pocos años, se convirtió en una institución en el hotel Hyatt Regency de la ciudad. En 1980 conoció a su marido, el batería John Cushon, que la apoyó en los momentos duros. "John me quiso antes de que llegara la fama. Ha recorrido el camino conmigo. Aunque sigue siendo el batería de mi banda, no dejamos que lo personal interfiera con lo profesional". Oleta nunca tuvo especial interés por contraer matrimonio, pero cuando en enero de 1994 ella y Cushon sufrieron el terremoto en Los Angeles, Adams lo interpretó como una señal divina y se declaró dispuesta a casarse, boda que se realizó poco después.

En 1985 comenzó a gestarse su futuro éxito, aunque ella aún no era consciente de ello. Roland Orzabal y Curt Smith del grupo de rock británico Tears for Fears que se encuentra de gira por Estados Unidos. Una noche oyen tocar y cantar a Oleta en un salón del hotel. La actuación les deja profundamente emocionados. Orzabal recuerda el momento: "Fue algo increíble, de verdad, sólo tres personas, bajo, piano y batería y, por supuesto, la voz de Oleta. Nos hizo llorar. La experiencia nos demostró lo poderosa que puede llegar a ser la música cuando se reduce a lo más básico".

Oleta y Tears for Fears

Los músicos británicos se marchan sin presentarse, pero con una tremenda impresión. Al año siguiente, Adams tuvo que dejar su trabajo con Hyatt, disolver su cuarteto y volver a los piano-bars. En ese momento le llegó una conferencia desde Londres. Orzabal y Smith le pedían que viajara a Inglaterra para grabar con ellos su nuevo álbum 'The Seeds of Love'. Un año más tarde, Oleta firmaría su propio contrato discográfico.

La contribución de Adams al álbum de Tears for Fears y especialmente el éxito obtenido con el tema 'Woman in chains', cantado a dúo con Orlazabal, la llevó a acompañar al grupo en la gira que siguió a la publicación del álbum y en los agradecimientos de Roland y Curt en la cubierta del álbum figura la frase: "Agradecimientos especiales a Oleta Adams por aportar autenticidad a nuestro 'soul'". En 1990 Oleta firma con el sello británico Fontana Records y graba su primer álbum, 'Circle of One', que fue un gran éxito en Europa.

Uno de los temas del álbum, 'Get here', escrito por Brenda Russell, alcanzó el Top5 en el Reino Unido y en Estados Unidos y supuso su introducción en el mercado de su país. Fue una especie de himno de la Guerra del Golfo. El álbum se publicó en Estados Unidos con éxito similar y Oleta, tras 16 años como pianista de hotel conseguía su primer disco de oro y una nominación al Grammy por 'mejor interpretación vocal de pop'. En 1993 grabó y publicó su segundo álbum, 'Evolution', que contenía el single 'I just had to hear your voice'

Sin dejar de actuar, en 1995 se publica 'Moving On' junto con el single 'Never knew love', en el que Oleta experimenta con labores de producción. En 1996 colaboró en el álbum 'A Twist of Jobim' con una versión de 'The girl from Ipanema' junto a Al Jarreau. En 'Come Walk With Me' (1997), Adams recuerda sus tiempos de la infancia en el coro de la iglesia y ofrece un álbum con temas gospel como 'Holy is the Lamb' y 'This love won't fail'. Le siguió en 2001 el magnífico 'All the Love', y en 2009 'Let's Stay Here', Su publicación más reciente fue 'Third Set' en 2017.


No hay comentarios:

Publicar un comentario