12 junio 2017

Oliver Knussen


Hoy cumple 65 años el compositor y director de orquesta británico Oliver Knussen, nacido en Glasgow. Knussen pasó su infancia en Londres, donde su padre Stuart Knussen, fue durante muchos años contrabajo principal de la London Symphony Orchestra.

Con 15 años, el 7 de abril de 1968, Knussen debutaba dirigiendo su "Primera Sinfonía" (1966-67), en el Royal Festival Hall de Londres, en la que aún no había introducido técnicas seriales, que aprendería más tarde con Schuller, quien asimismo le introdujo en el universo expresionista. En esta obra y en su siguiente “Concierto para Orquesta”, (1968-70), Knussen demuestra no sólo haber asimilado rápidamente, y con fluidez, las influencias de compositores modernistas como Britten y Berg y de los sinfonistas americanos de mediados de siglo, sino también un inusual talento para el ritmo y la orquestación.

Ya en su “Segunda Sinfonía” (1970-71), en palabras de Julian Anderson, decía que "la personalidad compositiva de Knussen apareció repentinamente, completamente formada".
En 1972 se casó con Sue Freedman, una americana nacida en Portsmouth, estudiante de la Universidad de Boston de música que consiguió su doctorado en educación musical e interprete de corno inglés. Oliver y Sue Knussen tuvieron una única hija, Sonya, que es mezzosoprano.

De esta época son algunas obras para conjuntos instrumentales que tendrán muy buena acogida y serán interpretadas por ensembles de todo el mundo: “Hums and Songs of Winnie-the-Pooh” (1970-83), “Océan de Terre” (1972-3) y “Ophelia Dances” (1975), una obra llena de sutilezas (1975).
En Inglaterra siguió componiendo nuevas obras que le situaron en el centro de la escena musical británica: “Trumpets” (1975), “ Triptych” (Autumnal, Cantata y Sonya's Lullaby, 1975-7), “Coursing" (1979) y sobre todo la “Third Symphony” (1973-9) con un clamoroso éxito.


La década de los 1980 la dedicó, principalmente, a su actividad como director de orquesta y a componer para la escena, dos óperas para niños: “Where the Wild Things Are” (1979-83) y Higglety Pigglety Pop! (1984-90), ambas con libretos de Maurice Sendak basados en sus propios libros epónimos infantiles. En 1988 compuso "Flourish with Fireworks".

Knussen ha sido co-director artístico del Aldeburgh Festival entre 1983 y 1998 y co-coordinador del «Contemporary Music Activities» en el Tanglewood Music Center de 1986 a 1998; ocupó la «Elise L. Stoeger Composer's Chair» de la «Chamber Music Society of Lincoln Center», en Nueva York, entre 1990-92; ha sido director invitado principal de la «Residentie Orchestra» de La Haya entre 1992 y 1998; y desde septiembre de 2006, artista asociado de la Birmingham Contemporary Music Group. Como director de orquesta ha grabado más de treinta discos compactos de música contemporánea, varios de los cuales han ganado premios internacionales.

En 1994 fue elegido miembro honorífico de la Academia Americana de las Artes y las Letras, y también fue nombrado Comandante del Imperio Británico (CBE). También es miembro de la Royal Philharmonic Society. Otra obra de su autoría mucho más moderna, de 1992, es “Song without voices”, escrita en memoria del músico polaco Andrzej Panufnik; un homenaje que emplea determinadas técnicas de trabajo a partir de células, de las pequeñas ideas que gustaba desarrollar a su colega.

Otro homenaje fue “Aura” 1 mov, en memoria de Witold Lutoslawski (1993-94). También son destacables el “Concierto para Trompeta” (1994) 1/2, 2/2 y la obra “Prayer Bell Sketch” (1997).
Se separó de su mujer Sue Knussen a mitad de la década de 1990, aunque siguieron teniendo una estrecha relación y ella continuó con su brillante carrera como productora y directora de programas de música para la televisión hasta su muerte, acaecida en Londres en 2003. Knussen escribió como homenaje a ella "Canciones para Sue", una adaptación de cuatro poemas para soprano y 15 intérpretes, que tuvo su estreno mundial en Chicago en 2006.

No hay comentarios:

Publicar un comentario