28 marzo 2012

LP 'Houses of the Holy'

El 28 de marzo de 1973 se publicó en el Reino Unido 'Houses of the Holy', el quinto álbum del grupo británico Led Zeppelin. Fue el primero de sus trabajos en el que no aparecía el nombre de la banda y el primero en contener sólo obras originales escritas por el grupo. También fue el último disco que apareció bajo el sello Atlantic. A partir de entonces los trabajos de Led Zeppelin se publicarían a través de su propio sello, Swan Songs Records.
Incluso habiendo acostumbrado a críticos y fans por igual a la sorpresa, Zeppelin reveló una nueva faceta de creatividad musical con 'Houses of the Holy'. El disco muestra no sólo el sentido del humor del grupo, con canciones tan poco convencionales como el tributo a James Brown 'The crunge', sino que de camino, mezcla estilos: El falso reggae de 'D'yer ma'ker' (una transcripción fonética de la pronunciación inglesa de la palabra Jamaica), la sutileza de balada de 'The rain song', junto a un tema duro y rockero como 'The ocean', dedicada al 'mar' de fans que asistían a los conciertos. 
Sólo en temas como 'Over the hills and far away' y 'Dancing days' se reconoce el sonido tradicional de los Zeppelin al que nos tenían acostumbrados hasta entonces. La pieza que abre el disco, 'The song remains the same' fue pensada en un principio como instrumental introductorio de 'The rain song', pero en el proceso de creación Plant y Page, añadieron una letra y el tema adquirió protagonismo por sí solo aunque lo interpretaban siempre en los shows seguido de 'The rain song' al igual que en el vinilo.
Robert Plant y Jimmy Page en 1973
Los intentos por averiguar sus influencias pasadas y presentes no impidieron su éxito comercial. El disco contó con el favor, como era habitual, de sus seguidores norteamericanos, llegando allí a lo más alto de las listas, siendo nº1 también en el Reino Unido. El título es un homenaje a sus fans que acudían a verles en los recintos que el grupo denominaba 'las residencias de los benditos'. 
Es probablemente su álbum más consistente. Por una vez dejaban de lado las largas versiones de blues clásicos y experimentaban con las estructuras y la instrumentación de las canciones. En 'The Song remains the same' Page muestra sus magníficas habilidades con la guitarra y también parece que está inspirado y disfruta...
Los singles extraídos del álbum 'Over the hills...' y 'D'yer mak'er' alcanzaron el top20 de las listas y la gira que los Led realizaron en 1973, rompió la plusmarca de recaudación que habían establecido los Beatles. En sólo los dos primeros días de la gira, 100.000 fans habían visto al grupo en concierto.

La portada del álbum tiene su propia historia: Page y los suyos deseaban una portada impactante, por lo que contaron con los servicios de Hipgnosis, una renombrada agencia de diseño gráfico especializada en cubiertas para álbumes de vinilo.

Inspirada en el final de la novela 'El fin de la infancia' de Arthur C. Clarke, la fotografía fue tomada en 'Giant's Causeway' (calzada del gigante) un área en la costa nororiental de Irlanda, que contiene unas 40.000 columnas de basalto surgidas del enfriamiento rápido de la lava en un cráter ocurrido hace 60 millones de años. Las sesiones fotográficas en las que participaron como modelos los hermanos Stefan y Samantha Gates tuvieron lugar a lo largo de 10 frustrantes días en los que pretendían capturar la adecuada luz tenue del amanecer o del ocaso sin demasiada suerte a causa de las nubes o la lluvia.

El resultado no satisfizo a nadie pero un 'afortunado' accidente con las tintas en la postproducción dio lugar a la original portada que recibió en 1974 una nominación a la mejor cubierta de álbum y en numerosas listas está considerada una de las diez mejores portadas del rock. Como no aparecía el nombre del álbum ni el de la banda, Peter Grant, el mánager de los Led permitió a la compañía que añadieran una banda de papel a modo de precinto que, de paso, ocultaba castamente el trasero de la niña. Aún así, en algunos estados del Sur de Norteamérica, el disco fue prohibido durante varios años.

1 comentario:

  1. Disculpa que te contraríe pero pienso que son precisamente 'The Crunge' y 'D'yer ma'ker' las piezas que le restan consistencia al album. Yo las habría reservado como un "non-LP single" sustituyéndolas con un par de los estupendos descartes posteriormente incluidos en "Physical Graffitti"... aún así se trata de una gran obra. De paso te agradezco por la excelente reseña y este magnífico blog.

    ResponderEliminar