01 octubre 2012

Andrés Do Barro


El 1 de octubre de 1947 nació en Ferrol (Galicia) el cantautor español Andrés Lapique do Barro. Nacido en el seno de una familia vinculada a la Armada, Andrés escogió el camino de la música y en 1970 su canción 'Corpiño xeitoso' entra directamente al nº 1 de las listas siendo la primera canción cantada en gallego en conseguirlo. Desde entonces nadie, en ninguno de los idiomas co-oficiales de España, lo ha vuelto a lograr.

Lo paradójico es que esto sucedió bajo el régimen franquista, que no veia con buenos ojos la utilización de otra lengua que no fuera el castellano. Es importante destacar que no utilizó el gallego como arma política, sólo buscaba, como afirma en su primer disco: “Me llamo Andrés Lapique do Barro y os presento unas cuantas de mis canciones. Hoy son en gallego porque así las he sentido y porque quiero colaborar con todo interés y cariño a dignificar mi idioma materno, caído durante muchos años en el más cruel menosprecio”. Tampoco buscó la popularidad, sino que ésta le vino por accidente y quizás no fuera capaz de asimilarla.

Al repentino e inesperado éxito de 'Corpiño xeitoso' le siguió 'O tren', que le conduce a la gran pantalla en 'En la red de mi canción' (Mariano Ozores, 1971), junto a Concha Velasco y Los Sprinters -su banda de acompañamiento-, en una desventura cinematográfica que no figurará en los anales del cine español más que por recordar a Do Barro, del que existen pocos documentos filmados. Otro hit de la época fue 'San Antón'.

En 1971 se publica '¡Pum!' (RCA), consolidándose con temas como 'Pandeirada' y 'Meu amor'. Tras cambiar por completo los músicos que lo acompañan publica su último disco, 'Andrés do Barro' (Belter, 1974)) y esta revolución también afectó a su música, que ya poco tenía que ver con sus discos anteriores, volcándose en la canción ligera y perdiendo esa frescura que lo acompañaba, perdiendo, por tanto, esa esencia de pop melancólico con tintes folk con la que su voz, acompañada de su delgada figura con ojos tristes y mirada desvalida -al más puro estilo Tim Buckley-, transmitía emociones sinceras y auténticas. El álbum contenía temas como 'Me estoy volviendo loco', 'Si vienes a San Simón' y 'Manuela'. Su último single publicado fue 'Señora mía' (1975). A partir de 1976 vino el silencio, cayó en el olvido y residió en México durante unos años. Murió en Madrid en diciembre de 1989 a los 42 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario