19 diciembre 2012

Edith Piaf


El 19 de diciembre de 1915 nació en Belleville (Francia) la cantante Edith Piaf. Surgió de la pobreza y se convirtió en la artista más popular de Francia entre los años treinta y cincuenta y gracias a sus grabaciones, biografías y películas sobre su vida, se ha convertido en un icono cultural francés en todo el mundo.

Edith Giovanna Gassion era hija de músicos ambulantes. Su madre cantaba en cafés bajo el nombre de Line Marsa y su padre era un acróbata callejero sin apenas recursos económicos, por lo que su crianza corrió a cargo de su abuela materna, quien se cuenta, alternaba los biberones de leche con otros de vino con la excusa de que así se eliminaban todos los microbios. Más tarde, cuando su padre tuvo que acudir al frente durante la primera Gran Guerra, Edith se quedó a cargo de su abuela paterna que dirigía un prostíbulo en Normandía, donde la niña es criada por las prostitutas de la casa. Al finalizar la Primera Guerra Mundial su padre vuelve del frente y la lleva consigo a vivir la vida de los artistas de los pequeños circos itinerantes, más tarde, la del artista ambulante, independiente y miserable.

Edith con 19 años
Édith revela su talento y su excepcional voz en las canciones populares que canta en las calles junto a su padre, tal como su madre lo hacía. En 1919 abandona al padre y comienza su propio camino como cantante en la Place Pigalle, Ménilmontant, y en los suburbios de París, como relataría en su canción 'Elle fréquentait la Rue Pigalle' (1939). Con 16 años se enamora de Louis Dupont, un chico de los recados, y al año siguiente nace su única hija, Marcelle, que moriría a los dos años de meningitis. La muerte de su hija cuando ella misma prácticamente no había dejado de ser una niña marcó duramente a Edith. Desde entonces, imbuida de una enorme desesperanza, empezó a vivir de noche cantando en los clubs y en las calles de Pigalle, rodeada de las prostitutas y los delincuentes que la fascinarían durante toda su vida. Como no podía vivir de lo que le pagaban en aquellos tugurios infames, Edith tuvo que seguir cantando en las calles. Y, curiosamente, sería en una de ellas donde tropezaría con la suerte.

Era 1935 y Edith estaba cantando en una transitada avenida cuando un hombre elegantemente vestido se detuvo a escucharla. Permaneció allí durante un buen rato sin quitarle ojo, hasta que, alargándole un billete de diez francos, le propuso hacer una prueba. Aquel hombre era Louis Leplée, propietario de Le Gerny, un cotizado cabaret de la época al que acudían los famosos de París. Al día siguiente, Edith cantó todo su repertorio y Leplée, impresionado con esa voz, a la vez bronca y dulce, la contrató. Pocos días después Leplée convocó a sus mejores clientes para el estreno de la joven a la que había rebautizado como Môme Piaf, que en francés significa 'pequeño gorrión', apodo que la acompañaría el resto de su vida. En los siguiente meses Leplée enseñó a Edith los secretos del oficio de cantante: la importancia de las luces, la música, los gestos, la puesta en escena...y la convirtió en una estrella.

Firma un contrato con Polydor y graba su primer disco en 1936: 'Les Mômes de la cloche' (los niños de la campana). Pero en abril de ese año Louis Leplée es asesinado en su domicilio. Esto revela que formaba parte de los bajos fondos del barrio parisino de Pigalle, lo que precipita a Édith al centro del escándalo y al linchamiento mediático y la envía nuevamente al lugar de donde vino: la calle y los pequeños cabarets miserables. Toma contacto con el compositor Raymond Asso, quien se convierte en su pigmalión y amante, y la prepara para ser una cantante profesional del Music Hall. En marzo de 1936, debutó en el teatro abc de París. Se convierte inmediatamente en una estrella de la canción francesa, adorada por el público y difundida por la radio.
Durante la ocupación alemana, la cantante cambia su nombre artístico de 'La Môme Piaf' por el de 'Edith Piaf' y continua dando conciertos, sin ceder a la ocupación nazi. Interpreta canciones con un doble sentido evocando la Resistencia cuando interpreta 'Tu es partout' en la que alude a la traición de un amante. En este período tan difícil para todos los habitantes de Francia, Piaf se erige como protectora de los artistas judíos, perseguidos por militares alemanes.


En la primavera de 1944 se presenta en el Moulin Rouge, donde el joven cantante de music-hall Yves Montand forma parte importante del espectáculo. Se produce un flechazo entre los dos artistas y Édith Piaf lo presenta a las personas más importantes de la época en el mundo del espectáculo, promocionando su carrera.

Tras conquistar Francia, Piaf hizo giras al acabar la II Guerra Mundial por el resto de Europa y los Estados Unidos, donde actuó dos veces en el Carnegie Hall y apareció ocho veces en el show de Ed Sullivan. Sus temas más conocidos de la época son 'La vie en rose' (1946) y  'Hymne à l'amour' (1949). El boxeador Marcel Cerdan fue el gran amor de su vida. Se conocieron en 1946, cuando ambos estaban en la cima de su carrera, pero la felicidad fue efímera ya que él murió en 1949, al estrellarse el avión en el que viajaba. Aquella muerte fue un golpe demasiado fuerte y la cantante se hundió en una profunda depresión de la que, como siempre, trató salir gracias al sexo, el alcohol y a los tranquilizantes.

Edith Piaf y su amiga Marlene Dietrich
Marlene Dietrich, gran amiga suya en esta época relató en sus memorias: "Horrorizada de verla tirar absurdamente el dinero y con tres amantes al mismo tiempo, me comportaba con ella como una prima de provincias. Pero no se daba cuenta. Siempre se mostraba preocupada por sus emociones, por su profesión, por su credulidad en todo tipo de originalidades, por su pasión por el universo en general y determinados seres en particular."   Marlene estuvo más cerca que nunca de la eterna sufridora Piaf, salvando la gira americana de la cantante por Estados Unidos en 1948 al presentarle a empresarios y periodistas.

Aquellas Navidades en Roma, colgó una cruz de oro de Cartier con siete esmeraldas alrededor del delgado cuello de Piaf, con una nota aconsejándole "Debemos encontrar a Dios". Cuando Marcel Cerdan murió, Marlene cuidó, consoló e hizo revivir al Gorrión, y luego la volvió a empujar a los escenarios. En 1951, el joven cantautor Charles Aznavour se convierte en su secretario, asistente, chófer y confidente. Aznavour escribe algunas de las mejores canciones a Edith Piaf como 'Plus bleu que tes yeux' o 'Jezebel'. Ese mismo año, Piaf graba otro de sus grandes éxitos, 'Padam Padam'.


Mantener su agotador ritmo de trabajo le supuso un duro esfuerzo y muchos accidentes de tráfico. Después de uno de ellos, Edith se volvió adicta a la morfina, droga en la que dilapidaba enormes sumas de dinero.

Edith con Jacques Prill en Cannes
La boda en Nueva York, en 1952, con el cantante Jacques Prill no fue más que un intento desesperado de rehacer su vida, pero fue en vano, ya que la unión solo duró cinco años. Marlene Dietrich, que había asistido como testigo a la boda, recordaba: "Cuando todo acabó, regresó a Francia. Mantuvimos una tierna relación que indudablemente nada tuvo que ver con el amor. Yo siempre respeté sus actitudes y sus decisiones. Mucho más tarde, cuando se dedicó a la droga, dejé de serle fiel. Aquello era más de lo que yo podía soportar. Aunque comprendía su necesidad de evadirse, conocía mis límites. Pero comprender no quiere decir aprobar. ¿Qué podía hacer? A pesar de todos mis esfuerzos por ayudar a Edith, topaba contra un muro infranqueable: la droga."

En 1954 se publica 'Sous le ciel de Paris', en 1956 'Les amants d'un jour' y un año después, 'La foule'. En 1958 conoció a Georges Moustaki, con el que mantuvo un affaire que duró algo más de un año. Ella entonces tenía cuarenta y dos y él sólo veintitrés. Según Georges tenían una buena relación pero el alcohol y las drogas los separó. Piaf se encerraba en su cuarto a tomar cerveza, mezclándola con ansiolíticos y anfetaminas. Moustaki, que le compuso uno de sus temas más célebres, 'Milord' (1959), fue reemplazado por Douglas Davis, un joven pintor. Sus relaciones siempre eran apasionadas y destructivas. Ella se dejaba abofetear o maltratar por sus numerosos amantes, a cambio, les era siempre infiel. En 1960 se publica, quizás su mayor éxito, 'Non, je ne regrette rien'.

El 9 de octubre de 1962, a los 46 años de edad, hastiada, enferma y adicta a la morfina, se casa con Theo Sarapo, cantante joven y apuesto de 26 años, y declara que tiene la impresión de que es "como un hijo que cuida a su anciana madre enferma". Cantan a dúo, entre otras, 'À quoi ça sert l'amour'. A principios del año 1963, Édith graba su última canción 'L'homme de Berlín', escrita por Francis Lai (uno de los autores del final de su carrera) y M. Vendôme. La diva murió a los 47 años el 11 de octubre del año 1963 en un chalet de la Provenza que su marido había alquilado para protegerla de la prensa en sus últimos días de existencia.

3 comentarios:

  1. Increible.Unica.
    Un saludo para ti, allí donde estes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. una maravillosa intérprete, voz única. París y la Piaf inseparables.

      Eliminar
  2. Pessoa humana incomparavel

    ResponderEliminar