20 junio 2012

Jacques Offenbach


El 20 de junio de 1819 nació en Colonia (Alemania) el compositor y violonchelista nacionalizado francés Jacques Offenbach. Fue el creador de la opereta moderna y de la comedia musical y uno de los compositores más influyentes de la música popular europea del siglo XIX.

Hijo de un cantor de la sinagoga de Colonia, se llamaba en realidad Jakob Eberscht (según otros, Jakob Lévy) El seudónimo Offenbach derivaría, parece ser, del lugar de nacimiento de su padre, la pequeña ciudad de Offenbach. Habiendo marchado muy joven a París, siguió durante un año el curso de violoncelo en el Conservatorio y entró después (1834) en la orquesta de la ópera Cómica. Su primera opereta, “Pascal et Chambord”, fue representada el 2 de marzo de 1839 en el Théâtre del Palais-Royal, pero no dejó ninguna huella de su nombre. Alcanzó el éxito en 1849, cuando, habiendo obtenido la dirección de la orquesta del Théâtre Français, escribió la “Chanson de Fortunio” para la representación de “El Candelero” de A. de Musset.

En 1855 abrió un teatro propio, que llamó "des Bouffes-Parisiens". Debutó allí el 5 de julio con “Les deux aveugles” y “Une nuit blanche”, primeras de una serie de 87 operetas (sin contar los arreglos y los trabajos póstumos), la mayor parte de las cuales se estrenaron en su teatro. Pero hasta 1858 no conoció Offenbach un triunfo auténtico: entre las producciones de aquellos años sólo cuatro merecen citarse: “Madame Papillon” (1855) que marca el comienzo de su afortunadísima colaboración con Ludovic Halévy, “Ba-ta-clan” (1855), “Tromb-al-Cazar” (1856) y “Le mariage aux lanternes” (1857).

El 21 de octubre de 1858 los "Bouffes-Parisiens" presencian el estreno de “Orfeo en los infiernos” Galope final (Can- Can) (Herbert von Karajan & Berliner Philharmoniker); irónico y audaz, Offenbach dibuja en esta obra un retrato despreocupado y realista, aunque parcial, de la sociedad del Segundo Imperio, sazonado con una música irresistible y pegadiza, por su ritmo, por su color y por su gracia melódica. Siguieron, entre otras, “Geneviève de Brabant” (1859), “Ballet Le Papillon” (1860) (Irina Kolpakova, Farfalla & Sergei Berezhnoi, Djalma) coreografía de Marie Taglioni con un libreto de Jules-Henri Vernoy de Saint-Georges; “Chanson de Fortunio” (1861, desarrollo autónomo de El Candelero), “Bavard et Bavarde” (1862), “Lieschen et Fritzchen” (1863), hasta el 17 de diciembre de 1864 en que se representó, en el Théâtre des Varietés, la que se ha considerado su obra maestra, “La bella Elena”, Obertura


Dueto acto 2 'Ce n'est qu'un rêve!' (Deon Van Der Walt, Paris & Vesselina Kasarova, Hélène), opereta bufa en tres actos. A ella le siguieron “Barba Azul” (1866) Obertura,
“La vida parisiense” (1866) (Vienna State Opera Orchestra & dir. Hermann Scherchen),

“La Gran Duquesa de Gérolstein” (1867) (Anne Sofie Van Otter & Norman Reinhardt) y
“Robinson Crusoe” (1867) (Dame Joan Sutherland, soprano. & L´Orchestre de la Suisse Romande, dir. Richard Bonynge), todas con libreto de Meilhac y Halévy. Con “La Périchole” (1868) (Anne Sofie von Otter), comienza Offenbach a buscar un mayor refinamiento, una sensibilidad más variada y delicada, un ambiente armónico más cuidado.
“Vertvert” (1869) (Geoffrey Mitchell Choir, Philharmonia Orchestra & dir. David Parry), “La princesse de Trébizonde” (1869), “Les brigands” (1869), “Le roi Carotte” (1872, con texto de Sardou), “Les braconniers” (1873); “La jolie parfumeuse” (1873);

Los arreglos de “Orphée aux Enfers”, de “Geneviève de Brabant” (1874 y 1875) y “La boulangère” (1875) marcan un continuo progreso en tal sentido, hasta “Madame Favart” (1878) "J'entrai dans la royale tente" (Lina Dachary), "Ronde des vignes” y “La fille du tambour-majeur” (1879), que se resienten ya de una atmósfera massenetiana y se encuentran en el límite que separa espiritualmente, aunque no formalmente, la ópera de la opereta. Límite que Offenbach se había propuesto franquear definitivamente con “Los cuentos de Hoffmann”.

“Los cuentos de Hoffmann” (título original en francés, Les contes d'Hoffmann) es una ópera en tres actos, con prólogo y epílogo y libreto en francés de Jules Barbier. 4/15, 5/15, 6/15, 7/15, 8/159/15, 10/15, 14/15 (Plácido Domingo - Hoffmann, Luciana Serra – Olympia, Agnes Baltsa – Giulietta, Ileana Cotrubas – Antonia, Claire Powel - Nicklaus and The Muse, Robert Lloyd– Lindorf & Royal Opera House - Covent Garden)


Offenbach no vivió para ver su ópera representada, murió cuatro meses antes de su estreno, pero después de completar la partitura para piano y orquestar el prólogo y el primer acto. Como resultado, pronto aparecieron diferentes ediciones de la ópera, algunas con poca semejanza con la obra auténtica. La versión interpretada en el estreno de la ópera fue la de Ernest Guiraud, quien completó la partitura de Offenbach y escribió recitativos. El número más famoso de la ópera es la "Barcarolle" “Belle nuit, ô nuit d'amour”, (Elina Garanca, Anna Netrebko & Prague Philharmonia. Emmanuel Villaume), que se interpreta en el Acto II.

NICKLAUSSE
Belle nuit, ô nuit d’amour,
souris à nos ivresses,
nuit plus douce que le jour,
ô belle nuit d’amour!
GIULIETTA, NICKLAUSSE
Le temps fuit
et sans retour emporte nos tendresses!
Loin de cet heureux séjour,
le temps fuit sans retour.
Zéphyrs embrasés,
versez-nous vos caresses;
zéphyrs embrasés,
versez-nous vos baisers, Ah!
Belle nuit, ô nuit d’amour,
souris à nos ivresses,
nuit plus douce que le jour,
Oh belle nuit d’amour
Oh belle nuit d’amour
Souris à nos ivresses
Souris à nos ivresses
Nuit d’amour
Belle nuit
Oh belle nuit d’amour


NICKLAUSSE
¡Bella noche, oh, noche de amor!
Sonríe a nuestra embriaguez,
noche más dulce que el día.
¡Oh, bella noche de amor!
JULIETA, NICKLAUSSE
¡El tiempo huye sin cesar
y se lleva nuestras ternuras!
Lejos de esta feliz morada,
el tiempo huye sin cesar.
Céfiros ardientes,
dadnos vuestras caricias.
Céfiros ardientes,
dadnos vuestros besos. ¡Ah!
¡Bella noche, oh, noche de amor!
Sonríe a nuestra embriaguez,
noche más dulce que el día.
¡Oh, bella noche de amor!

Curiosamente, el aria la escribió Offenbach como "Canción de los elfos" en la ópera Die Rheinnixen (Las hadas del Rin), siendo incorporada por Guiraud a esta ópera. Esta obra le ocupó los últimos años de su vida y le abrió las puertas de la “Opéra Comique”, aunque después de su muerte (París, el 5 de octubre de 1880), ya que fueron representados el 10 de febrero de 1881.

Offenbach en el Cine
“The Tales of Hoffmann” (Los cuentos de Hoffman) es una película inglesa de 1951, adaptación británica escrita, producida y dirigida por Michael Powell y Emeric Pressburger, basada en la ópera de Jacques Offenbach y Jules Barbier.
“La vida es bella” (1997) es la película que llevó a ganar el Oscar a Roberto Benigni. La Barcarola forma parte de la banda sonora de esta película que es capaz de abrir paso a la sonrisa entre la tristeza profunda (Montserrat Caballé, Shirley Verrett, Anton Guadagno, New Philharmonia Orchestra & John McCarthy)

No hay comentarios:

Publicar un comentario