26 enero 2012

Jacqueline du Pré


El 26 de enero de 1945, nació en Oxford, la violonchelista profesional británica Jacqueline Mary du Pré, a quién sus allegados apodaron “Smiling” por su eterna sonrisa y que ocupa un privilegiado lugar en el mundo de los mitos musicales.

Creció en el seno de una familia muy culta en donde la madre enseñaba piano en la Royal Academy of Music de Londres. Tras recibir sus primeras nociones musicales de parte de la misma, Du Pré comienza sus estudios de violoncelo a la edad de cinco años en la Escuela de Violoncelo de Londres bajo la tutela de Alison Dalrympe y posteriormente en la Croydon High School. Más adelante, entre 1955 y 1961, tuvo como profesor a William Pleeth en la Guildhall School of Music and Drama. En 1960, ganó la medalla de oro de la Guildhall School of Music de Londres y el premio “Queen's Prize for British musicians”

Gracias a una beca, Du Pré viaja hasta París para recibir lecciones de Paul Tortelier y más tarde a Suiza con Pau Casals y en Moscú con Mstislav Rostropovich. Ya en 1961 Du Pré consigue debutar en el Wigmore Hall de Londres y un año más tarde en el Royal Festival Hall. En 1963 actúa en los Proms bajo la dirección de Sir Malcolm Sargent y desde esa fecha se convierte en una habitual de esta cita londinense. Tras presentarse en Nueva York en 1965 inicia una triunfante gira por la URSS junto a Rostropovich y su nombre adquiere un enorme cartel en los circuitos musicales internacionales.


Durante toda su carrera, Du Pré tocaría junto con orquestas y solistas prestigiosos. Destacable fue su interpretación del concierto para cello de Elgar junto a la Orquesta Sinfónica de Londres bajo la dirección de John Barbirolli en 1965 “Adagio - Moderato”.

Para esta interpretación usó un Stradivarius denominado Davidov de 1712 que le fue ofrecido por su madrina y admiradora Ismena Holland. En la navidad de 1966, Jacqueline conoce al pianista argentino Daniel Barenboim; un año después, en 1967, se casan, convirtiéndose Jacqueline al judaísmo para ello. Su matrimonio fue una de las relaciones más fructuosas de la historia musical comparándose con la de Clara y Robert Schumann. Esto se puede constatar en los numerosos conciertos que dieron ambos con Barenboim al piano o en la dirección orquestal,  diciembre 1971, su última grabación  (“Sonata para violoncello en Sol mayor op.65” de Chopin. Scherzo & Largo.)

Por desgracia los años de éxito iban a terminar muy pronto. En julio de 1971, encontrándose en la cima de su carrera, Jackie comenzó a sufrir algunas molestias que le impedían tocar como siempre, y después de varias recaídas llegó su retirada, con tan solo 28 años. En 1972, Jacqueline du Pré dió su último concierto. Estaba en Nueva York junto al afamado violinista Pinchas Zukerman, ambos dispuestos a enfrentarse al "Doble Concierto" de Brahms bajo la batuta de Leonard Bernstein. Pero Jackie, como la llamaban sus amigos, casi no pudo abrir los cierres del estuche del violonchelo y Bernstein, pensando que se trataba de un ataque de nervios, la convenció de que siguiera adelante. Muy poca gente sabía la verdad: ya no sentía los dedos. Sin tacto, la música de Brahms se le transformó en un océano sin puntos de referencia y el mástil del instrumento en un intrincado rompecabezas donde tenía que calcular a ojo dónde iba posando las yemas. Unos meses después le fue diagnosticada una esclerosis múltiple.


Acabó imposibilitada en una silla de ruedas, sumida en un deterioro progresivo hasta su muerte en Londres el 19 de octubre de 1987, a la edad de 42 años, tras haber dedicado los últimos años de su vida a la enseñanza.

Jackie y Julian Lloyd-Weber
Cuando murió, estaban con ella el Rabino Friedlander, que la consoló en muchos momentos de desesperación; su psicoanalista, el doctor Limentari; su maestro de chelo, William Pleeth, el hijo de éste, Anthony Pleeth, amigo de la infancia de Jackie,  y Daniel Barenboim, que llegó para recoger su último suspiro. En el transcurso de los últimos años de vida de Jacqueline,  Barenboim se había instalado en París con la pianista Elena Baskirova.  Sin embargo, viajaba algunos fines de semana a Londres para estar con Jackie. Posteriormente se casaría con Baskirova y tuvo dos hijos: David y Michael. La tumba de Jacqueline se encuentra en el cementerio judío de Londres y su epitafio reza: “Jacqueline du Pré, amadísima esposa de Daniel Barenboim”.


De sus interpretaciones, preferiblemente deben tenerse en cuenta las anteriores a 1971, debido al hecho de que las dificultades presentadas por su enfermedad son audibles en las interpretaciones posteriores:

Antonín Dvořák: “Concierto para violonchelo y orquesta en Si menor Op.104” (The Chicago Symphony Orchestra & dir. Daniel Barenboim).  Movimiento 1"Allegro", Movimiento 2 "Adagio ma non troppo", Movimiento 3 "Finale: Allegro moderato"
Edward Elgar: “Concierto para violoncelo y orquesta opus 85” (The Philadelphia Orchestra & Daniel Barenboim). Parte 1-1. Movimiento 1 “Adagio - Moderato” , 2. Movimiento 2 "Lento – Allegro molto”, 3. Movimiento 3 “Adagio”, 4. Movimiento “Allegro - Moderato - Allegro, ma non troppo -Poco più lento – Adagio”, Parte 1, Parte 2
Johannes Brahms: “Sonatas para cello y piano en Mi menor”, Parte 1: “Allegro non troppo”; Parte 2: “Allegretto Quasi Menuetto" (con Daniel Barenboim piano)
Beethoven: 1. “Sonata para piano y violonchelo n.º 3 en la mayor”, 2º y 3º Movimiento “Allegro ma non tanto, - Scherzo” (Allegro molto)
2. “Sonata para violonchelo y piano n.º 5 en Re mayor” Mov. 2 “Adagio con molto sentimento d'affetto” (con Daniel Barenboim, piano).


Bach: "Cello Suite No. 2 In D Minor, BWV 1008”. Allemande.
Boccherini “Cello concierto en Si bemol nº 9” 1 - AllegroII. Adagio non troppo,  III. Rondo (Allegro) - Cadenza (English Chamber Orchestra & Daniel Barenboim)
Tchaikovsky: “Trío violoncelo y piano en La op.50”1 movimiento (parte 2) Pezzo elegiaco (con Daniel Barenboim, piano y Pinchas Zukerman, violín).

• Georg Moon: Concierto de violonchelo en Sol menor. allegro (London Philharmonic Orchestra @ Barbirolli)
Enrique Granados: "Intermezzo from Goyescas” (con Iris Du Pré, piano)
Max Bruch: “Kol nidrei Op. 47”  Gerald Moore (piano), Ray Jesson (órgano), Osian Ellis (harpa) y John Williams (guitarra).
Mendelssohn: “Song without words”
Delius: “Concierto Violoncelo” - Lento (con la Royal Philharmonic Orchestra , dir. Malcolm Sargent)
Jacques Offenbach: “Les Larmes de Jacqueline” (Jacqueline's Tears) Op.76 No.2 / “Harmonies du soir Op.68”
Gabriel Fauré: “Elegía en Do menor, Op. 24” (con Gerald Moore, piano)
Franck: “Sonata en La mayor " Parte 3 Recitativo - Fantasía (Ben Moderato - Molto Lento)
Haendel: “Sonata en sol menor" - Grave & Allegro  (con Ernest Lush, piano) transcripción del concierto para oboe de Haendel.
Haydn: "Concierto para violoncello No. 2 en re mayor, Op. 101”. III. Allegro Molto  (London Symphony Orchestra)


A los 20 años de la muerte de Jackie -así la llamaban sus amigos- ha aparecido un nuevo DVD de Christopher Nupen, cineasta que ha seguido la meteórica trayectoria de la artista: "Remembering".


Se trata de una recopilación de materiales en parte ya conocidos por entregas anteriores, como “Jacqueline du Pré in portrait” (2004) (Informal), pero que contiene una entrevista inédita realizada el 13 de diciembre de 1980, un documento escalofriante, de 14 minutos de duración, en el que la artista cuenta a qué dedica su tiempo tras el fatal diagnóstico de la enfermedad.

En 1998 se estrena la película 'Hilary and Jackie' del director Anand Tucker, basada en una novela escrita por dos hermanos de Jacqueline, y se desata una enorme polémica que empaña la figura de la ya fallecida violoncelista al retratarla como una mujer muy desequilibrada e incluso peligrosa. Las reacciones no se hicieron esperar y Daniel Barenboim, muy mal parado en el asunto, trató de impedir la exhibición de la película en Francia. Por otra parte, el violoncelista Julian Lloyd-Weber también salió en defensa de Jacqueline y declaró que su hermana Hilary era una persona envidiosa y celosa que nunca aguantó el éxito de Jacqueline, incluso cuando ésta ya se encontraba condenada de por vida a una silla de ruedas. Según Lloyd-Weber, Jacqueline du Pré fue una intérprete que sabía transmitir una indescriptible alegría a la hora de tocar el violonchelo y que tuvo una gran habilidad para acercar dicha alegría a la audiencia.

4 comentarios:

  1. Ha sido emocionante leerlo y escucharla. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Otro gran descubrimiento para mí. Voy a atesorar este post como el oro. Gracias de corazón...

    ResponderEliminar
  3. Segundo ALONSO Fumero8 de junio de 2013, 18:02

    Me ha gustado saber más de Jacqueline. Ahora su legado sonoro lo valoraré de otra forma.

    ResponderEliminar