22 enero 2012

Sam Cooke


El 22 de enero de 1931 nació en Clarksdale, (Mississippi) el cantante norteamericano Sam Cooke (nacido Cook), pionero de la música soul y elegido por la revista Rolling Stone uno de los cinco mejores vocalistas de la historia. A lo largo de su corta carrrera de siete años logró colocar unas treinta canciones en el Top40 americano. Además, Cooke fue un gran hombre de negocios y un activo participante en el movimiento de Derechos Civiles.

Sam con The Soul Stirrers
Hijo de un reverendo baptista que se llevó a su familia a Chicago, asistió allí al mismo colegio que Nat King Cole. Pronto despuntó por su capacidad vocal y formó parte de grupos juveniles que practicaban música religiosa. Con 19 años, pasó a cantar con The Soul Stirrers, una banda de gospel con relativo éxito en la que tuvo que sustituir a su vocalista principal. Con Sam a la voz solista y gracias a su sencilla y directa forma de cantar, grabaciones como 'Peace in the valley', 'Jesus gave me water' y 'One more river', triplicaron las ventas de sus discos anteriores, por lo que The Soul Stirrers vivieron una época de éxito comercial, aunque restringida a la escena del gospel, por lo que su sustento principal seguían siendo las numerosas actuaciones del grupo, en las que Sam se forjó como intérprete en directo, no tardando en conquistar las audiencias -especialmente a las mujeres- con su buena presencia y su amplia y blanca sonrisa.

En sus años con el grupo, Cooke también comenzó a ser consciente de la realidad afroamericana, e influido por Julius Cheeks, un vocalista que pasó un breve tiempo en la formación en 1954, comenzó a mostrarse abiertamente crítico con el sistema de segregación racial de EE UU. Ese mismo año se produjo el histórico fallo de la Corte Suprema de EE UU, que declaró anticonstitucional la separación de los estudiantes negros y blancos en las escuelas por negar la igualdad de oportunidades educativas. La sentencia abrió el camino para la integración racial.

Sam no se quería limitar a un repertorio religioso y racial, por lo que en 1956, se vio preparado para hacer un intento en solitario en el mercado pop, con el single 'Lovable', bajo el seudónimo Dale Cook. Sam no quería herir las susceptibilidades de su público gospel, que no veía con buenos ojos el hecho de que sus cantantes preferidos practicasen música secular o 'profana'. Aún así, no logró engañar a nadie, ya que su característica voz era fácilmente reconocible.

Art Rupe, presidente de Specialty Records -sello de los Soul Stirrers,  permitió a Sam grabar con su propio nombre y llamó al productor descubridor de Little Richard, Bumps Blackwell, pensando que grabarían un material similar al de Richard, cantante que también procedía del gospel. Cuando Rupe se pasó un día por el estudio y observó que Blackwell y Sam estaban trabajando en una versión de 'Summertime' de Gershwin, montó en cólera y tras una agria discusión, productor y cantante abandonaron el sello y publicaron su disco en Keen Records.


Pero fue la cara B, 'You send me', un tema que Sam había compuesto en el invierno de 1955 y grabado en junio de 1957 en Los Angeles, la más pinchada por los disc jockeys de radio.

Se mantuvo seis semanas en las listas de R&B y tres en las listas pop. De la noche a la mañana, Sam Cooke pasó de vivir en el sofá del apartamento de su productor a ser una estrella del pop con audiencias de hombres y mujeres de todas la edades ya fueran blancos o negros. Fue el tema que originó un estilo musical que más tarde abrazaron y desarrollaron artistas como Aretha Franklin, Bobby Womack, Al Green, Curtis Mayfield, Stevie Wonder, Marvin Gaye y tantos otros. Siguió grabando espléndidos temas para Keen Records como 'I'll come running back to you', '(I love you) for sentimental reasons', 'Lonely island', 'You were made for me', 'Win your love for me', 'Love you most of all', 'Everybody loves to Cha Cha Cha', 'Only sixteen' y 'Wonderful World', todos ellos Top40.

En 1960 cambia de discográfica y firma con RCA Records, con los que logra su nuevo gran éxito con otra de sus composiciones, 'Chain gang'. En 1961 Cooke funda junto con su manager, Roy Crain y J.W. Alexander el sello SAR Records, que pronto contaría en su catálogo con artistas como The Simms Twins, The Valentinos, Bobby Womack y Johnnie Taylor. Los hits se suceden: 'Cupid', 'Twistin' the night away', 'Bring it on home to me' (con Lou Rawls de segunda voz), 'Nothing can change this love', 'Send me some lovin' y 'Another saturday night'.

Barbara Cooke
Propietario de su propio sello discográfico y autor de sus canciones, inmerso de lleno en la industria, Cooke era la viva imagen del éxito afroamericano, pero en 1963 ocurrió un suceso que le marcó profundamente. Su hijo de 18 meses Vincent, en un descuido de la madre, se ahogó en la piscina de su chalet. Esto llevó a Sam a una profunda depresión y su relación con Barbara -a quien consideraba culpable de la muerte de su hijo- se deterioró aún más de lo que ya estaba antes del accidente, debido a sus frecuentes escarceos extramaritales.

En diciembre 1964, fue acribillado a balazos a los 33 años por una recepcionista de un motel de Los Angeles que alegó haber actuado en defensa propia. Horas antes, Sam se había inscrito como Sr y Sra Cooke en compañía de una joven de origen asiático, Erica Boyer. Ésta, según su testimonio posterior, había salido huyendo de Sam, que había intentado violarla. La policía encontró el cuerpo de Cooke vestido únicamente con una chaqueta y unos zapatos, sin pantalones ni ropa interior. El fallo final fue 'homicidio justificado'. No obstante, siguen existiendo muchas lagunas en la investigación y se han generado todo tipo de teorías conspirativas al respecto. Un año después de su muerte se publicó 'A change is gonna come', inspirada en 'Blowin' in the wind' de Bob Dylan. Pieza interpretada desde entonces por todos los grandes del soul, se convirtió en el himno del movimiento de los derechos civiles.

En 1985 se publicó el álbum 'Live at the Harlem Square Club, 1963', que muestran la maestría y el talento de Cooke en directo y está considerado uno de los más discos más importantes de la historia del soul. Como decía Art Garfunkel: “Sam era capaz de lanzar una catarata de notas. Es el primer cantante que recuerdo dando varias notas en una misma sílaba, cantando como si dijera: ‘Ya he dicho la palabra pero voy a decirla otra vez porque tengo el corazón repleto de sentimientos que intentan salir”.

1 comentario: