04 julio 2012

Mitch Miller


El 4 de julio de 1911 nació en Rochester (New York) el músico, cantante, productor, y ejecutivo discografico Mitch Miller, una de las figuras más influyentes de la música popular americana durante los años cincuenta y sesenta, tanto como responsable de contratación de Columbia Records, como dirigiendo a su orquesta y coro en su programa de TV de la NBC, 'Sing Along With Mitch'.

Mitch Miller
Comenzó su carrera como intérprete de oboe, instrumento que ya tocaba con quince años en la Orquesta Sinfónica de Siracusa. A mediados de los cuarenta se traslada a Nueva York donde toca en las orquestas de David Mannes, Andre Kostelanetz, Percy Faith, George Gershwin y Charlie Parker. A finales de la década, Miller es nombrado responsable de producción y publicaciones en la sección de música clásica en Mercury Records. Finalmente, en 1950 es contratado por Columbia Records donde Miller ayudó a definir el estilo y el perfil de artista pop que caracterizaba al sello. Artistas como Patti Page, Frankie Laine, Johnnie Ray, Ray Conniff, Percy Faith, Jimmy Boyd, Johnny Mathis, Tony Bennett y Guy Mitchell fueron contratados y producidos por Mitch y las carreras de artistas ya consagradas de la discográfica, como Doris Day, Dinah Shore y Jo Stafford se vieron beneficiadas gracias a la labor de Mitchell.

Mitch Miller y Doris Day
Asímismo Miller descubrió y contrató a Aretha Franklin, antes de que ésta se fuera a Atlantic Records, donde Ahmet Ertegun le prometió más libertad creativa para elegir y grabar sus canciones. Sin embargo, también fue responsable de no contratar a ciertos artistas o tipos de música. No le agradaba nada el rock'n'roll y desaprovechó la oportunidad de contratar a Buddy Holly y Elvis Presley, con el que hubo aproximaciones, pero la alta cifra que pedía su mánager, Colonel Tom Parker, les hizo rechazar el ofrecimiento.

Mitch en el estudio de CBS
El historiador Will Friedwald escribió en su libro 'Jazz Singing' (1996): "Miller ejemplificó el peor pop americano. Primero provocó la ira de la audiencia inteligente intentando convertir -y casi lo consigue- a grandes artistas como Sinatra, Clooney y Tony Bennett en intérpretes mediocres y horteras, eligiendo para ellos las peores canciones con los peores arreglos imaginables, no sólo por la escasa calidad de los músicos utilizados -como solía ser habitual- sino por perseguir esa premeditada y cuidadosamente calculada y perversa brillantez comercial." Sin embargo, Friedwald reconoce: "Miller fue el primero en establecer la supremacía de la figura del productor, haciéndole a él, más que al artista al acompañamiento o incluso al contenido, responsable del éxito o fracaso del producto final que salía del estudio de grabación."

Sinatra y Miller no conectaron
Cuando Miller llegó a Columbia Records en 1950, sus métodos no gustaron nada a los artistas veteranos del sello, sobre todo a Sinatra, que se encontraba en el declive de su carrera y se quejaba amargamente de verse obligado grabar temas como 'Mama will bark' o 'The Hucklebuck'. No obstante, las cifras generales de venta en Columbia, que crecían notablemente gracias a su gestión, le dieron la razón a Miller. Frank no tardó en irse (1953) a Capitol Records donde logró reinventarse y triunfar. Cuando apareció el rock and roll, Mitch manifestó: "El Rock 'n' roll es una papilla musical: es el resultado de la mediocridad, ocasionada por un perezoso conformismo." Miller perdería su trabajo en Columbia diez años después por negarse a producir el tipo de música que estaban comprando los adolescentes.

Su primer álbum, nº1 en 1958
Como músico y director de orquesta Mitch grabó varios álbumes durante los años cincuenta como 'Mitch Miller and the Gang', dirigiendo a la orquesta residente de Columbia Records junto a un coro masculino, desarrollando ya el característico estilo que le haría famoso en los sesenta. Sus primeros éxitos los consiguió con 'The children's marching song', 'Tzena, Tzena, Tzena', 'The yellow rose of Texas' y el tema principal de la banda sonora del film 'El puente sobre el río Kwai'. Asimismo grabó los temas de 'Los cañones de Navarone' (1961), 'El día más largo' (1962) y 'Mayor Dundee' (1965).


Desde 1961 hasta 1964, Mitch presentó su propio programa de TV en la NBC, 'Sing Along with Mitch', que, en cierto modo, fue un precursor del Karaoke, ya que en él sobreimpresionaba en la pantalla de TV las letras de las canciones que interpretaba.

Sing Along with Mitch, su programa de TV
Entre 1958 y 1962 Miller tuvo más de veinte álbumes en las listas, especializándose en discos con temas navideños dos de los cuales, 'Christmas Sing-Along With Mitch' (1958) y 'Holiday Sing Along With Mitch' (1961) alcanzaron el nº1 y fueron disco de oro. Años más tarde Mitch se especializó en dirigir masas corales, sobre todo, interpretando villancicos y en alguna ocasión dirigió otras orquestas como la Boston Pops Orchestra o la Orquesta Sinfónica de Londres, con la que dirigió en 1987 tres piezas de Gerschwin con David Golub al piano. Murió a los 99 años en julio de 2010.

Miller dirige la New Jersey Symphony Orchestra en 1995

No hay comentarios:

Publicar un comentario