28 septiembre 2012

Víctor Jara


El 28 de septiembre de 1932 nació en Chillán Viejo (Chile) el poeta, profesor y cantautor Víctor Jara. También un distinguido director teatral, se dedicó en cuerpo y alma al desarrollo del teatro chileno, dirigiendo tanto obras de autores autóctonos, como los grandes clásicos, pasando por los trabajos experimentales de Ann Jellicoe.

Simultáneamente desarrolló una carrera musical y jugó un papel principal entre los nuevos artistas del folk chileno con los que formó el movimiento 'Nueva Canción Chilena' que llevó a una revolución musical en los tiempos de Salvador Allende. Ejerció como director artístico del grupo Quilapayún entre los años 1966 y 1969, y hasta 1970 actuó como solista en la 'Peña de los Parra'. Sin abandonar el teatro, en 1966 grabó su primer LP como solista, 'Víctor Jara', editado por el sello Arena.

Con la empresa filial chilena de Emi-Odeón grabaría el año siguiente 'Canciones folclóricas de América', junto a Quilapayún. Seguirían 'Victor Jara' (1967), 'Pongo en tus manos abiertas...' (1969) y 'Canto Libre' (1970) con temas como 'El aparecido', 'Te recuerdo Amanda', 'A desalambrar' y 'El martillo', compuesta por su buen amigo Pete Seeger. Cuando Salvador Allende asume la presidencia de la República de Chile, Jara es nombrado Embajador Cultural y en 1971 compone la música, junto con Celso Garrido Lecca, de la obra de ballet 'Los siete estados', de Patricio Bunster, para el Ballet Nacional de Chile.

Con la discográfica Dicap edita el disco 'El derecho de vivir en paz', que le vale el premio Laurel de Oro a la mejor composición del año. En 1973 publica el que sería su último álbum, 'Canto por travesura'. En septiembre de ese año, Pinochet triunfa con su golpe de estado y, Victor Jara - que había pertenecido al partido comunista chileno- fue detenido, torturado y asesinado. Según numerosos testimonios, lo torturan durante horas, le golpean las manos hasta rompérselas con la culata de un revólver y finalmente lo acribillan el día 16 de septiembre. Su cuerpo fue arrojado el 19 del mismo mes en plena calle de un suburbio de Santiago. Tenía 40 años. Estando preso escribió su último poema y testimonio 'Somos cinco mil', también conocido como 'Estadio Chile'.

Somos cinco mil
en esta pequeña parte de la ciudad.
Somos cinco mil
¿Cuántos seremos en total
en las ciudades y en todo el país?
Solo aquí
diez mil manos siembran
y hacen andar las fábricas.
¡Cuánta humanidad
con hambre, frío, pánico, dolor,
presión moral, terror y locura!

El contraste entre los temas de sus canciones que hablaban de amor, paz y justicia social y la forma brutal en la fue asesinado convirtió a Jara en un símbolo de los derechos humanos y la justicia en toda Latinoamérica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario