18 octubre 2019

Wynton Marsalis


Hoy cumple 58 años el trompetista y compositor de jazz nacido en Nueva Orleans, Wynton Marsalis, elegido hace años por la prestigiosa revista Time como una de las 25 personas más influyentes de Estados Unidos. En los años ochenta Wynton saltó de la escena jazz de Nueva Orleans al reconocimiento artístico internacional convirtiéndose en el músico de jazz de mayor impacto mediático de los últimos veinticinco años y uno de los grandes trompetistas de la historia.

Hijo de Ellis Marsalis, pianista músico y profesor de jazz y hermano de Branford, Delfeayo y Jason, saxo, trombón y batería, respectivamente, inició estudios de trompeta cuando contaba 12 años. Más adelante cursó estudios en el Berkshire Music Center de Tanglewood en Massachussets, y en la Academia Juilliard de Nueva York. Con sólo 18 años, realizó una gira con el grupo del percusionista Art Blakey y los Jazz Messengers y con el novedoso cuarteto V.S.O.P. del pianista y compositor Herbie Hancock.

En 1981 grabó 'Wynton Marsalis', su primer álbum como líder de su propia banda para el sello que lo encumbró a la fama: Columbia. Elevado por unos a la cima del jazz y clasificado casi como un genio por sus incondicionales, para otros, Wynton Marsalis, no era mas que un mal remedo de Miles Davis y prácticamente un impostor de su música. Al margen de elogios y criticas, Wynton graba en 1985 el álbum que le ayudaría a consolidar su carrera y a confirmarse como un gran trompetista de jazz: 'Black Codes'.

Lincoln Center Jazz Orchestra
En verano de 1987 Marsalis presentó una serie de conciertos, Classical Jazz, auspiciado por el Lincoln Center, la institución artística más importante de Nueva York. Así empezó una colaboración única entre los atistas y el centro, que ha originado programas de educación de gran alcance, colaboraciones de grupos de jazz y formaciones de música de cámara, orquestas y compañías de ballet, incontables producciones de radio y TV, la trotamundos Lincoln Center Jazz Orchestra y al mismo Wynton.


Sus trabajos a principios de los noventa combinan álbumes de música clásica con improvisaciones originales del jazz como su magnífica obra para ballet moderno 'Citi Movement'. En 1993, actúa con la soprano Kathleen Battle y en 1995, es nombrado director artístico del programa 'Jazz at Lincoln Center' de Nueva York.

Kathleen Battle y Marsalis
En 1997 fue el primer músico de jazz que ganaba el Premio Pulitzer en la categoría musical con el disco 'Blood on the Fields', un oratorio épico sobre la esclavitud. Para celebrar la llegada del milenio compuso 'All rise', para big band, coro de 100 voces y la New York Philarmonic Orchestra.
En octubre de 2004 vio hecho realidad su sueño: la inauguración de la temporada del 'Jazz at Lincoln Center' en la nueva y perfecta Rose Hall, una sala multiusos etiquetada como la primera en ser diseñada específicamente para el jazz.

Wynton Marsalis, aún hoy es un personaje controvertido en el mundo del jazz y ha tenido varios enfrentamientos dialécticos con colegas de profesión como Keith Jarrett, Lester Bowie o el mismo Miles Davis que dudaron o dudan de su talento, pero es sin duda uno de los grandes músicos de jazz contemporáneos.

En su trayectoria musical, Wynton ha grabado cerca de una cincuentena de discos -a destacar la serie Standards Time-, ha conseguido 9 premios Grammy, y tras su estela han sido muchísimos los jóvenes músicos de jazz que han echado la vista atrás para releer la historia de la música afroamericana, propiciando una nueva perspectiva musical de la historia del género. Asímismo ha sido uno de los músicos que más se han preocupado y contribuido para ayudar a reconstruir los hogares de los músicos de Nueva Orleans tras el huracán Katrina.
Una de sus últimas publicaciones fue la actuación en directo con la Lincoln Center Jazz Orchestra y Eric Clapton, con los que interpretaron un memorable 'Layla' en clave de jazz blues. Su entrega más reciente fue 'The Music of John Lewis with JLCO', en 2017.

Howard Shore


Hoy cumple 73 años el compositor y director de orquesta canadiense Howard Shore. Autor de más de 80 bandas sonoras, Shore atravesó diferentes etapas en su carrera musical. Desde saxofonista y trompetista en el grupo rock Lighthouse a finales de los años sesenta, pasando por liderar la banda del programa de TV 'Saturday Night Live' a componer la épica partitura de las aventuras en la Tierra Media. Su éxito con la música de la trilogía de 'El Señor de los Anillos' es comparable al que tuvo John Williams con la saga de 'La Guerra de las Galaxias'. Este gran logro fue la culminación de 20 años componiendo bandas sonoras y una vida en la que estuvo en todo momento rodeado de música.

Shore estudió varios años en la Berklee School of Music pero fue un encuentro que tuvo a los catorce años lo que marcaría el camino que su carrera tomaría años después: En un campamento de verano, Howard y sus compañeros organizaban pequeñas obras de teatro y sketches musicales cada sábado noche. Uno de los compañeros de Shore aquel verano era Lorne Michaels, futuro creador de Saturday Night Live. Poco después, ambos fueron contratados por la CBC (Canadian Broadcasting Company), Michaels como guionista y Shore como compositor. Más tarde, en 1969, Howard se unió al grupo de jazz-rock de Toronto Lighthouse. Su grandioso sonido de opera rock permitió a Shore trabajar con orquestas y aprender los fundamentos de la dirección. Con el grupo, Shore grabó ocho álbumes, antes de su marcha en 1973. El grupo continuaría hasta su disolución en 1976. Sus mayores éxitos en el Hot100 estadounidense fueron 'One fine morning' (1972) y 'Sunny days' (1972), sus únicos Top40.

Tras su experiencia con Lighthouse, Howard se topó de nuevo con Lorne Michaels, que por aquel entonces se encontraba preparando un programa de TV para la NBC que más tarde llegaría a ser Saturday Night Live. Shore se convirtió en 1975 en el director musical de las cinco primeras temporadas del programa, durante las cuales se lanzaron las carreras de John Belushi, Bill Murray y Chevy Chase. Shore compuso asimismo la sintonía que cierra el programa y el que sugirió el nombre de 'Blues Brothers' a Belushi y Akroyd.

Cuando acabó su etapa en la TV, fue requerido por otro viejo amigo, su paisano canadiense el director de cine David Cronenberg. David estaba dirigiendo el rodaje del film de terror 'The Brood' (1979) y recordó los trabajos de Shore para la CBC. Ambos eran novatos en sus respectivas tareas, por lo que su amistad creció y entre ambos nació una fructífera sociedad profesional. Su banda sonora para 'The Brood' fue acogida con entusiasmo y a partir de entonces compuso la música de prácticamente todos los films de Cronenberg.

Su primer trabajo para otro director fue 'After Hours' (1985) de Martin Scorcese. Seguirían 'Big' (1988), 'El silencio de los corderos' (1991), 'Ed Wood' (1994), 'Seven' (1995), 'Crash' (1996) y 'Dogma' (1999), pero fue cuando Peter Jackson le encargó la música para la versión fílmica de la obra de Tolkien 'El Señor de los Anillos', cuando su nombre se vio conectado al instante con el mundo de la música en el cine.


Shore preparó su proyecto durante meses asumiendo la grandeza de la obra. Las tres partes, proyectadas seguidas, durarían más de doce horas. Shore comentó al respecto en Index: "La música consiste en un compás tras otro. En una página caben diez compases y a esta siempre le sigue otra."

La música para la primera parte de la trilogía duraba cuatro horas. Así como Tolkien y Jackson crearon nuevos mundos en sus obras, así lo hizo Shore con las bandas sonoras. Desde los sonidos con reminiscencias celtas de la patria de los Hobbit a los sonidos de marchas militares que describen el castillo del malvado Gandalf, la música de Shore desplegaba la atmósfera perfecta para la fantasía épica. Shore obtuvo tres Oscar y varios premios Grammy por las tres bandas sonoras de la trilogía.

Desde entonces ha compuesto más bandas sonoras de éxito como 'El Aviador' (2004), 'La duda' (2008), 'Hugo' (2011), 'The Hobbitt' (2012) y sus secuelas, 'Rosewater (118 días, 2014), 'Spotlight' (En primera plana, 2015). 'Denial' (2016) y 'The Catcher Was a Spy' (2018). También ha compuesto obras de concierto incluyendo una ópera, 'The Fly', basada en la trama (aunque no en su banda sonora) de la película de Cronenberg de 1986, estrenada en el Théâtre du Châtelet de París el 2 de julio de 2008; una pieza corta 'Fanfare for the Wanamaker Organ'; y una breve obertura para la Orquesta Sinfónica Suiza del siglo XXI.