26 febrero 2017

Fats Domino


Hoy cumple 89 años el pianista, cantante y compositor de R&B y rock and roll Antoine 'Fats' Domino, nacido en Vacherie (Louisiana), uno de los supervivientes de la era dorada del rock. Con el boogie-woogie de su piano y su característica voz, Domino dio un giro importante al estilo de Nueva Orleans contribuyendo a lo que llegó a ser conocido como rock and roll. Vendió más discos que cualquier cantante de rock de los cincuenta con la excepción de Elvis Presley. Hasta la fecha Fats lleva vendidas en el mundo más de 110 millones de copias de sus discos. El huracán Katrina le destrozó la casa, pero como dice en su canción 'I'm walking', él sigue caminando...

Fats Domino y Dave Bartholomew
Su padre era violinista y su tío Harry actuó como trompetista de jazz en las orquestas de Oscar Celestin y Kid Ory. A la edad de 6 años aprendió a tocar el piano, a los diez se buscaba la vida por unos centavos cantando en los bares de Nueva Orleans y más tarde empezaría con actuaciones en público acompañado de Billy Diamond, un bajista que le bautizaría como Fats (Grasas). Fue descubierto en 1948 en el Hideway Club por Lew Chudd de Imperial Records cuando cobraba tres dólares por semana. Allí conoció a Dave Bartholomew, que dirigía una orquesta de baile y trabajaba para Imperial, componiendo y realizando arreglos para músicos como Smiley Lewis, Spiders, Earl King, Huey Smith, Guitar Slim y otros.

Dave y Fats compusieron juntos 'The fat man' (1949), una canción en la que Domino se ríe de su propia imagen. Algunos consideran 'The fat man' la primera grabación de un rock and roll, aunque existe una gran controversia, disputándose muchas otras esa distinción. El tema, basado en 'Junker's blues' de Champion Jack Dupree, fue un enorme éxito, vendiendo alrededor de un millón de copias y llegando al segundo puesto en la listas de R&B. Dos años más tarde, 'Goin' home' fue nº1, disco de oro y consiguió entrar en el Top40 de las listas pop. Desde este punto y hasta la arrolladora llegada de los Beatles en 1964, Domino publicó hit tras hit y, aunque nunca alcanzó el puesto de honor en las listas pop, aparecía numerosas veces en el Top10.

En las listas de R&B obtuvo nueve nº1 y 24 Top5, entre ellos 'Going to the river' (1953), 'Ain't that a shame', 'All by myself', 'Poor me' (1955), 'I'm in love again', 'Blueberry hill', 'Blue monday'  (1956), 'I'm walkin', 'Valley of tears' (1957), 'It's you I love' (1957), 'Whole lotta loving' (1958), 'I want to walk you home' (1959), 'Walking to New Orleans', 'My girl Josephine' (1960) y 'Let the four winds blow' (1961). Su particular acentuación sincopada en temas como 'Be my guest' (1959) fueron una gran influencia en el 'ska' jamaicano. En 1963, cuando Imperial Records fue vendida a Liberty, Fats se marchó a ABC-Paramount Records, donde debutó con 'Red sails in the sunset'.


Aquí su brillante carrera de grabaciones tocó fondo aunque Domino siguió actuando en conciertos y permaneció en activo durante décadas. Sólo conseguiría un nuevo éxito en 1968, una versión de 'Lady Madonna' de los Beatles, escrita originalmente por Paul McCartney emulando el estilo de Domino.

En los años 1980, Domino decidió no abandonar más Nueva Orleans. Tenía una cómoda renta de sus derechos de autor y sentía una profunda aversión a los viajes. Por otro lado, estaba convencido de que en ninguna parte iba a encontrar comida como la de su tierra. Como artista afamado, su inclusión en el Rock and Roll Hall of Fame y una invitación a la Casa Blanca no se hicieron esperar. Domino vivía en una mansión rodeado de una vecindad de clase obrera en Lower 9th Ward, donde se le podía ver con su Cadillac de color rosa brillante. Realizaba apariciones anuales en el New Orleans Jazz & Heritage Festival y otros acontecimientos locales, demostrando en todo momento que su talento no había disminuido.

El piano de Fats tras el Katrina
Cuando el huracán Katrina se acercaba a Nueva Orleans en agosto de 2005, Domino decidió permanecer allí con su familia, debido a la precaria salud de su esposa. Su casa, estaba situada en una zona que sufrió una gran inundación. Tras unos días de confusión en los que se pensó que había perecido en el siniestro, se supo que él y su familia habían sido rescatados por un helicópetro y se encontraban a salvo. Cuando Fats pudo volver a su casa, estaba destrozada y había sido saqueada: de sus 21 discos de oro, solamente quedaban tres. En 2009 apareció en un concierto benéfico para recaudar fondos con el fin de reconstruir escuelas destrozadas por el huracán y en 2012 Fats apareció interpretándose a sí mismo en la tercera temporada de la serie 'Treme', cuyo argumento gira alrededor de la reconstrucción de las casas, vidas y singular cultura de Nueva Orleans.

No hay comentarios:

Publicar un comentario