04 mayo 2017

Oleta Adams


Hoy cumple 64 años Oleta Adams, cantante y pianista de soul y jazz nacida en Seattle (Washington). El éxito le llegó inesperadamente, gracias a su perseverancia. Tras más de diez años cantando y tocando en piano bars y pequeños clubs, una noche, sin tener ella conocimiento de ello, dos miembros de una banda británica se quedan prendados con su voz y dos años después Oleta se convirtió en una estrella del soul.

De niña, su familia se trasladó a Yakima (Washington) donde creció cantando en el coro de la iglesia baptista en la que su padre ejercía como pastor. Con nueve años comenzó a recibir lecciones de piano y constató su amor por la música. "Durante mi educación religiosa fui alimentada con miedo y sentimiento de culpa las 24 horas del día. Aún así me mostraba batalladora. Con once años dirigía cuatro coros, que se convirtieron en mi responsabilidad. Desde entonces no he parado". Ya en la high school, Adams continuó su entrenamiento musical con Lee Farrell, un profesor de canto educado en la prestigiosa Juilliard School, que la seguiría apoyando y animando muchos años.

Oleta y John Cushon
Al principio de los años setenta se gastó 5.000 dólares en la grabación de una maqueta que no logró despertar la atención esperada. Con la ayuda de Farrell, Oleta se trasladó a Kansas City donde tocaba en pequeños clubs, exposiciones o hoteles. En unos pocos años, se convirtió en una institución en el hotel Hyatt Regency de la ciudad. En 1980 conoció a su marido, el batería John Cushon, que la apoyó en los momentos duros. "John me quiso antes de que llegara la fama. Ha recorrido el camino conmigo. Aunque sigue siendo el batería de mi banda, no dejamos que lo personal interfiera con lo profesional". Oleta nunca tuvo especial interés por contraer matrimonio, pero cuando en enero de 1994 ella y Cushon sufrieron el terremoto en Los Angeles, Adams lo interpretó como una señal divina y se declaró dispuesta a casarse, boda que se realizó poco después.

En 1985 comenzó a gestarse su futuro éxito, aunque ella aún no era consciente de ello. Roland Orzabal y Curt Smith del grupo de rock británico Tears for Fears que se encuentra de gira por Estados Unidos. Una noche oyen tocar y cantar a Oleta en un salón del hotel. La actuación les deja profundamente emocionados. Orzabal recuerda el momento: "Fue algo increíble, de verdad, sólo tres personas, bajo, piano y batería y, por supuesto, la voz de Oleta. Nos hizo llorar. La experiencia nos demostró lo poderosa que puede llegar a ser la música cuando se reduce a lo más básico".

Oleta y Tears for Fears

Los músicos británicos se marchan sin presentarse, pero con una tremenda impresión. Al año siguiente, Adams tuvo que dejar su trabajo con Hyatt, disolver su cuarteto y volver a los piano-bars. En ese momento le llegó una conferencia desde Londres. Orzabal y Smith le pedían que viajara a Inglaterra para grabar con ellos su nuevo álbum 'The Seeds of Love'. Un año más tarde, Oleta firmaría su propio contrato discográfico.

La contribución de Adams al álbum de Tears for Fears y especialmente el éxito obtenido con el tema 'Woman in chains', cantado a dúo con Orlazabal, la llevó a acompañar al grupo en la gira que siguió a la publicación del álbum y en los agradecimientos de Roland y Curt en la cubierta del álbum figura la frase: "Agradecimientos especiales a Oleta Adams por aportar autenticidad a nuestro 'soul'". En 1990 Oleta firma con el sello británico Fontana Records y graba su primer álbum, 'Circle of One', que fue un gran éxito en Europa.

Uno de los temas del álbum, 'Get here', escrito por Brenda Russell, alcanzó el Top5 en el Reino Unido y en Estados Unidos y supuso su introducción en el mercado de su país. Fue una especie de himno de la Guerra del Golfo. El álbum se publicó en Estados Unidos con éxito similar y Oleta, tras 16 años como pianista de hotel conseguía su primer disco de oro y una nominación al Grammy por 'mejor interpretación vocal de pop'. En 1993 grabó y publicó su segundo álbum, 'Evolution', que contenía el single 'I just had to hear your voice'

Sin dejar de actuar, en 1995 se publica 'Moving On' junto con el single 'Never knew love', en el que Oleta experimenta con labores de producción. En 1996 colaboró en el álbum 'A Twist of Jobim' con una versión de 'The girl from Ipanema' junto a Al Jarreau. En 'Come Walk With Me' (1997), Adams recuerda sus tiempos de la infancia en el coro de la iglesia y ofrece un álbum con temas gospel como 'Holy is the Lamb' y 'This love won't fail'. Le siguió en 2001 el magnífico 'All the Love', y en 2009 'Let's Stay Here', Su publicación más reciente fue 'Third Set' en 2017.


Dick Dale


Hoy cumple 80 años Dick Dale, guitarrista norteamericano con orígenes libaneses, polacos y bielorrusos, nacido en Boston. Se le llama el 'rey de la guitarra surf' por sus innovaciones y experimentos con la reverberación y los amplificadores Fender, cuyo modelo de 100 watios -el primero de la historia- fue estrenado por Dick. Está considerado el creador de la música surf y uno de los precursores del metal.

Nacido Richard Anthon Monsour, a pesar de lo exótico de sus orígenes, su interés por la música se centró en el country & western que practicaba Hank Williams. Vendiendo cascos de botellas ahorró para comprarse un ukelele, con el que aprendió los acordes básicos. Más tarde logró adquirir una guitarra, pero la tocaba usando sólo las cuatro cuerdas superiores, como si fuera un ukelele. Además se dio la circunstancia de que Dale era zurdo y todo su aprendizaje lo realizó con las cuerdas en el orden inverso, es decir el bordón (6ª) en el lugar de la prima (1ª). Jimi Hendrix, también zurdo, años más tarde, usó asimismo una guitarra de diestro pero cambió el orden de las cuerdas. Dale tardó unos años en darse cuenta de su mal hábito y cuando ya le fabricaron una guitarra de zurdo, siguió colocando las cuerdas de la misma manera. Debido a esta dificultad, empezó a desarrollar el estilo que cimentaría su fama.

En 1954 la familia Monsour se traslada a Orange County (California) y Dick, animado por su padre se presenta a un concurso de talentos de música country llamado 'Rocket to Stardom' donde resulta vencedor. Aparece en varios clubs de Los Angeles y en varios shows televisivos como Town Hall Party y el show de Spade Cooley. Un discjockey le sugiere un cambio de nombre para sonar 'más country' y le propone 'Dick Dale'. A finales de los años cincuenta, Dick tenía cierta reputación como artista telonero de músicos de mayor fama, como Ritchie Valens. Con el fin de promocionarle, su padre fundó un sello discográfico, Deltone Records, y en 1958 publicaron 'Ooh-whee-Marie' y 'Breaking Heart', dos temas vocales, a los que siguieron un par de singles más -sin repercusión- y en los que demostraba no ser el mejor cantante del mundo.

En 1960 Dick y su colega musical Ray Samra fueron a ofrecerse para tocar a los encargados de una heladería situada en la península de Balboa llamada Rinky Dink. El negocio disponía de una sala adjunta en la que se celebraban ocasionalmente actuaciones musicales y allí conocieron al pianista Bill Barber y al batería Jake Lake con los que formaron una banda con la que se comprometieron a tocar todos los viernes y sábados noche en el Rinky Dink. Los conciertos fueron creciendo en expectación y los adolescentes venían de cada vez demás lejos para ver a Dick Dale y su banda. Tocaban temas de rock'n'roll y lo que pidiese el público. Fue en ésta época cuando Bill Barber le dio a Dale las primeras lecciones de surf.

Como el Rinky Dink terminó quedándose pequeño, el padre de Dick se encargó de buscar una alternativa que encontró en el Rendezvous Ballroom, una enorme sala de fiestas cerrada que tuvo su esplendor en la era dorada de las big band. Tras negociar el alquiler con los propietarios de la sala, hubo que pactar los permisos con la autoridades locales. Corría el año 1961 y el rock'n'roll todavía sufría del estigma de ser considerado música que fomentaba la delincuencia juvenil y el libertinaje sexual. Bajo unas estrictas reglas (nada de alcohol, nada de peleas y un código de vestimenta que incluía vestido para las chicas y camisa, corbata y pantalón de vestir para los chicos) consiguieron los permisos y en la primavera de 1961 ya como Dick Dale y los Del-Tones debutaron en el Rendezvous Ballroom de Balboa, en lo que muchos consideran el nacimiento del surf-rock.

Como las reglas no mencionaban nada sobre el calzado, la mayoría -prácticamente todos ellos eran amigos de la playa y compañeros de surf- acudían en sandalias o descalzos. En una playa más al norte, Redondo Beach, un hecho similar estaba ocurriendo con los Bel-Airs, considerados también pioneros de la música surf. Su guitarrista Paul Johnson recuerda su visita a Balboa: "Hice el viaje hasta el Rendezvous en el verano de 1961 para ver de qué iba todo aquel asunto de Dick Dale. Fue una experiencia tremenda. Su música era increíblemnte dinámica, estrepitosa y más sofisticada que la que hacíamos nosotros. Y la energía que emanaba entre el grupo y todos esos surfers pisoteando el suelo de madera con sus sandalias era extremadamente intensa. El tono de la guitarra de Dale era el más potente que había escuchado hasta ese momento y su técnica fulgurante era algo muy a tener en cuenta"

Efectivamente, Dale había pasado de ser un guitarrísta rítmico educado en el country a tocar la guitarra eléctrica solista, intentando extrapolar sus experiencias con la tabla de surf a su guitarra y transmitir la energía de las olas a través de ella. En una entrevista de 1975, Dale comentaba: "Sentía una enorme cantidad de poder mientras surfeaba y simplemente transmitía mi sentimiento a través de mi guitarra. No podía transmitirlo cantando, por lo que mi música se volvió más instrumental".

En aquella época comenzó a desarrollar la técnica del doble 'stacatto pickin' (puntear repetidamente y con gran rapidez la misma cuerda) y empezó a usar cuerdas más gruesas (de 015 a 060) para elevar el tono de la guitarra. Su particular estilo, que demandaba más potencia en los amplificadores, puso a la industria que los fabricaba ante un desafío. Dale conoció a Leo Fender, que acababa de terminar una nueva guitarra, la Stratocaster. Fender se la cedió a Dale para que la probase y la acompañó de uno de sus amplificadores de nueva creación. Dale llegó a reventar cerca de 50 amplificadores que, literalmente, ardían en llamas. Fender le preguntó a Dick, "por qué tienes que tocar tan fuerte?" y se acercó con uno de sus ayudantes a presenciar uno de sus shows en Balboa.

Fender comprendió inmediatamente lo que Dick necesitaba y fabricó un amplificador con una salida de hasta 100W. Para ello necesitaba un altavoz resistente y en la fábrica de James B. Lansing desarrollaron los JBL D130F de 15 pulgadas, con los que Dale por fin pudo sonar como deseaba y romper las barreras electrónicas musicales de su tiempo. En 1962 Fender incorporó el efecto reverberación a los amplificadores, efecto que Dale usaría con profusión, marcando otra de las características del género.

Una de las piezas más solicitadas por el público en los bailes del Rendezvous Ballroom, que durante seis meses vendió íntegras las 3000 entradas que se ponían a la venta, era un tema instrumental muy bailable que los propios asistentes bautizaron como 'Let's go trippin', algo así como '¡vamos a darle caña!'. La audiencia comenzó a identificar su música con su actividad favorita y el propio Dale recibía constantemente comentarios como "Tu música me hace sentir como cuando monto la ola". Los medios de la época se fijaron en el fenómeno de Balboa y encumbraron a Dale a la categoría de estrella local, llamándole el 'flautista de Balboa', comparándole con el de Hamelín. Otros le llamaban el predicador, debido a los sermones de buena conducta y moralidad que estaba obligado o ofrecer si no quería que las autoridades locales le retiraran el permiso para celebrar los bailes.

'Let's go trippin' fue grabado en agosto de 1961 y publicado poco después. Aunque todavía no están presentes las características típicas del género (doble stacatto y reverberación) está considerado el primer tema de surf instrumental de la historia. Al año siguiente se publicó en Deltone Records el álbum 'Surfer's Choice', que incluia otros temas grabados por Dick Dale y los Del-Tones como 'Jungle fever' y 'Surf beat'.


El álbum fue distribuido por Capitol Records a nivel nacional y Dale y sus Del-Tones comenzaron a aparecer en shows de TV como en el de Ed Sullivan y en películas como 'Muscle Beach Party' donde solía interpretar uno de sus temas estrella, 'Misirlou', el cual, en plena era de la fiebre de los bailes -iniciada por el twist- generó un nuevo baile llamado 'the stomp' (pisada o pisotón) cuyos orígenes se remontaban al Rendezvous Ballroom de Balboa donde los surfers seguían el ritmo de la música pateando el suelo con sus sandalias.

Dick se ganó el apodo de 'King of the Surf Guitar' (1963), título de su segundo álbum, al que siguió 'Checkered Flag', también en 1963. En 1964 publicó sus últimos trabajos con Capitol Records, 'Mr. Eliminator' y 'Summer Surf'. En este último se apartó algo de su línea habitual y con una ambiciosa producción (a lo Phil Spector), Dale experimentó con otros instrumentos y estilos como su aflamencado 'Spanish kiss', el tema 'The star (Of David)', con tintes hebreos o 'Banzai washout', en el que la típica guitarra de Dick está respaldada por una gran banda de estudio.

A pesar de su enorme popularidad en la primera mitad de los años sesenta, las reticencias de Dale a realizar giras nacionales y, sobre todo, la llegada de los Beatles y la invasión de grupos británicos, provocaron que la música del grupo dejara de tener un interés masivo. La puntilla le llegó al grupo cuando a Dick se le diagnosticó una grave enfermedad que le obligó a dejar la banda y retirarse a Hawaii donde pasó más de un año de recuperación.
Seguidamente y poco a poco, volvió a los escenarios pero no volvió a los estudios. "Dejé de grabar porque no eran capaces de capturar el poder y la fuerza de mi guitarra."

Adquirió un terreno y un club de música en California y en 1976 se retiró completamente de la industria musical y se dedicó a su familia y a su colección de animales salvajes, entre los que se contaban tigres siberianos y leones africanos. En los años ochenta tuvo un breve retorno a la escena y en 1986 publicó un álbum en directo, 'The Tiger's Loose', que fue nominado a un Grammy.


En 1987 apareció junto a otros iconos del pop en el film 'Back to the Beach' protagonizado por Annette Funicello y Frankie Avalon, una comedia en la que satirizaban las películas 'beach party' de los años sesenta. En ella Dale realiza un memorable dúo con Stevie Ray Vaughan interpretando el clásico tema de surf rock de los Chantays 'Pipeline'.

Al principio de los años noventa, Jim Selvin, un amigo de Dick le convence para tocar en San Francisco. El show revienta la sala durante los cinco consecutivos. Animado por ello, Dale vuelve a los estudios y a los escenarios. Para ello usó su vieja Stratocaster, 'The Beast' y su amplificador Fender, pero ahora su música se inspiraba en sus animales salvajes en puesto de las olas que solía montar cuando practicaba el surf. "Pienso en la fuerza de mis leones africanos. Comienzan a rugir sobre las cinco de la mañana y te aseguro que tiembla la tierra. Es lo que intento imitar ahora con mi guitarra".

Independientemente de dónde surgían ahora las musas, el 'sonido Dale' había vuelto. Y los fans, jóvenes y mayores, respondían haciendo resurgir el surf rock. En 1993, Dick Dale publicó en el sello High Tone Records el álbum 'Tribal Thunder' seguido de 'Unknown Territory' en 1994. Ese mismo año, Quentin Tarantino rescata 'Misirlou' en su film 'Pulp Fiction', lo que le genera más audiencia y afianza el surf rock revival, provocando la aparición de nuevas bandas del género como Man or Astro-man?, The Mermen y Los Straitjackets. Desde entonces, Dale ha continuado dando conciertos y en junio de 2009 realizó una gira por toda la costa Oeste en la que le acompañaba su hijo Jimmy Dale a la batería.

Ron Carter


Hoy cumple 80 años el contrabajista de jazz Ron Carter, nacido en Ferndale (Michigan). Sus colaboraciones en más de 2500 discos le convierten en uno de los bajistas más grabados de la historia del jazz, junto con Milt Hinton, Ray Brown y Leroy Vinnegar. También es un afamado violonchelista, instrumento con el que ha grabado numerosas piezas.

Con una formación clásica igualmente sólida, a principios de los sesenta, Carter se unió al popular quinteto del batería Chico Hamilton. A continuación trabajó con Eric Dolphy, Don Ellis, Thelonious Monk, Cannonball Adderley y Art Farmer. Entre 1963 y 1968 tocó en la sección rítmica de Miles Davis con Herbie Hancock y Tony Williams. Desde 1984 Ron se ha dedicado a la enseñanza, permaneciendo veinte años como profesor en el departamento de música del City College de Nueva York y recibió un doctorado honorario del Berklee College of Music. Actualmente, además de seguir grabando (su álbum más reciente fue 'Ron Carter's Great Big Band' en 2011), da clases de contrabajo en la Juilliard School de Nueva York.


En 1996, Carter hizo una aparición memorable en el film 'Kansas City' de Robert Altman, interpretando a dúo con su colega bajista Christian McBride el tema 'Solitude'